Hablando de elegancia ¿qué me dicen de Sven Nys?

2
1
vistas
Hoy nuestra carta de Navidad no trae una burbujita de Freixenet, ni un engalanado seductor de culebrón, ni tan siquiera femeninas curvas de vértigo. Nos viene firmada por la elegancia encajada en traje de barro y “jiña”, rubricada por quien desde hace años nos deleita en cada gesto, trazada, giro,… por Sven Nys. No imaginamos, para quienes se hacen confesos asiduos de este rinconcito web mejor forma de esbozarles una sonrisa en día tan señalado.
Y es que Nys “te mata, sencillamente te mata” nos cuenta Egoitz Murgoitio, hoy campeón de Euskadi, quien prosigue  que “tiene tal potencia y ritmo de carrera que no se sirve de ataques para ir dejándote”. El  ciclocrossman por excelencia, un corredor que sobrevive generaciones, convive con ellas, y generalmente, como los alemanes en el fútbol, suele ganar.
Esta temporada ha vuelvo por donde solía. Kewin Pauwels le ha mosqueado hasta que el pringoso barro de Namur sacó a relucir la mejor de las técnicas de cuantas evolucionan por el circuito internacional. Cuando el resto hecha bicicleta al hombro, Nys resopla, se encoge, adelanta su barbilla agarra las manetas y se mantiene sobre la bicicleta. Bascula. Se balancea, pero no se apea de la máquina. Sube la cadencia, evoluciona rítmicamente, tritura al rival cuyo pateo le pasa una factura física elevada. Luego están los tramos técnicos. En las rampas imprime ritmo, las baja como buen originario del BMX que es. Entre postes, en curva y contracurva se hace irresistible, maneja en manillar con suavidad, sin tosquedad. Su Colonago lo goza. Rompe al rival a base de giros suaves, gentiles. A ello añade dos hechos más, uno, vida monacal, cuántas Navidades sacrificadas por todo esto, dos, un contorno físico envidiable. Cien pulsaciones caen en picado cuando resopla tras cruzar la meta. Así cualquiera.
Biker durante el año, su pasión por el ciclocross le ha hecho declinar ofertas que conociendo su país seguro le han llegado de otros lares. Nys domina la Copa del Mundo cuando ésta entra en  fase final demostrado que en la vejez quedan arrestos para declinar las generaciones venideras, aunque sea con fecha de caducidad, obviamente. Como Roger Federer en la Copa de Maestros quien tuvo siempre retuvo y ambos se quedaron con las clases magistrales a las que otros no asistieron. Por temperamento Bart Wellens le ha podido superar en popularidad, no cabe duda, pero si hace poco hablábamos, y encuestábamos, sobre elegancia sobre la bicicleta no podíamos dejar escapar, más en plena campaña invernal, la opción de Nys.
Por cierto amigos, Feliz Navidad. 

2 COMENTARIOS

Deja un comentario