Hay pique en el G4

0
2
vistas

Esperemos que los pronósticos no fallen y la diosa fortuna cuide de quienes prevemos una grandísima edición del Tour de Francia. Rara vez en la historia hemos visto una carrera con cuatro favoritos, nada más que cuatro, con opciones reales y justificadas de ganar el Tour de Francia.

A dos días de que Utrech explote el evento que siempre ha tenido bien visible por sus calles, la bella ciudad del sur de Amstedam ya estaba ataviada de carteles y raras esculturas anunciando el evento ya desde el verano pasado, vemos que lo que aquí hemos venido a llamar como el G4 camina firme. Nadie en nuestra porra #TdFKronos ha apostado un ganador que no sea uno de estos cuatro ciclistas y la cosa está incluso hasta repartida.

Han pasado bastantes meses desde que estos cuatro ciclistas, de Froome a Contador pasando por Nairo y Nibali, se postularan  para la mejor carrera, que además parece llegar en el mejor momento para ellos. Si vemos detenidamente lo que ha pasado estos dos años, no ha sido sencillo tenerles juntos en una misma línea de salida y menos tenerlos a tope. Será la primera vez si no que equivoco.

Sin embargo esta vez parece la buena, y a priori se prevé tan bonito, tan emocionante, que sin duda da hasta miedo que la jornada del pavé, o una montonera de primera semana, pueda arruinar lo que hace un año se arruinó antes de llegar a la montaña. La edición del año pasado se vendió como un “Froome-Contador 2.0” y acabó en monólogo de Nibali.

Por suerte, esta generación de cuatro grandes rara vez se esconde allá donde toma parte y desde luego cada vez que han cruzado miradas con un dorsal en la espalda no han escatimado. Podríamos decir que sólo Nibali omite exhibiciones que pueden resultar estériles a priori. Aunque el italiano habla por esa boquita, y se pregunta dónde está Quitana cuando coincide con Froome y Contador en el Teide. En el caso de los otros tres cada vez que han coincidido ha sido bonito y han volado los golpes.

Froome y Contador son prolíficos en duelos. Si el madrileño se vengó en la última Vuelta a España, la remontada de Froome en Andalucía, en el frío y desarrapado mes de febrero, fue memorable, como si algo personal hubiera en ello. Contador también se cruzó con Nairo, que estuvo imperial en Tirreno y titubeante en la Ruta del Sur, aduciendo peligro en el descenso de Balés.

Entre Froome y Nairo, pocas coincidencias desde el Tour de hace dos años, y una clara, la de Romandia, donde ninguno de los dos pareció por la labor. Sea como fuere hay carrera, hay expectación y hay un recorrido que visto con cierta calma ofrece chicha y montaña. Esperemos ver la carrera que nos merecemos. Pocas veces tantos y tan buenos coincidieron al mismo tiempo.

Imagen tomada de hsbnoticias.com

Deja un comentario