Hay que dar ejemplo

1
265
vistas

No son tiempos sencillos para quienes amamos la bicicleta y el ciclismo. En mayo, explosión de la primavera, tendríamos que estar pendientes del Giro de Italia, de lo que nos da o nos deja de dar, de lo que acontece por la bota, de aquello que generan los grandes, y no tan grandes nombres, pero mientras la corsa rosa quema etapas a la espera de que suceda algo que nos llene, el goteo de malas noticias, sigue su curso, como esas bolas de nieve que toman inercia y rompen donde más daño pueden hacer.

Ha fallecido el tercer ciclista atropellado, por ser educado digo atropellado, en Oliva el fin de semana pasado. Mientras la vida sigue su curso, los equipos políticos trabajan en la propuesta que un día Anna González les llevó con 200.000 firmas a las puertas del congreso. Trabajan a su ritmo, con sus tiempos, cosa que no puedo ni discutir ni cuestionar, pero mientras el reloj corre y cada mañana un ciclista que se despide de su mujer e hijos corre el riesgo de no volver, no al menos como sale.

Se suceden los sustos, los accidentes y los muertos. Ahora mismo creo que es casi imposible encontrar un amante de la bicicleta que, con sus seis sentidos a flor de piel por la carretera, no haya padecido un susto o sobresalto. Es aberrante. La profusión de mensajes en las redes sociales habla de un panorama cada vez más desolador, en cierto modo un páramo de esos en los que corren balas de paja al viento, con la sensación de que caminamos hacia el lejano oeste.

Leo mensajes que hablan de incipiente violencia, por todos los lados. Un ciclista armado con una metralleta, esa foto la he visto, como símbolo de la indefensión que se padece. También leo mensajes con vídeos que muestran que el mapa de irresponsables al volante crece y crece como si estrellásemos un huevo sobre la mesa. Es terrible, es desolador.

También veo mensajes de gente que dice que no, que ya está, que la bicicleta mejor en el garaje porque sencillamente no quieren salir con un nudo en el estómago por la puerta de casa. Y leo otros que evidencian que estamos muy lejos del consenso, algo que en teoría sería tan sencillo, pero que nos está costando un parto.

Pero también hay mensajes de automovilistas, obviando aquellos que hablan de atropellar y desear lo peor a los ciclistas, no merecen una letra de más en este mal anillado cuaderno, veo vídeos de ciclistas en manada que ocupan tres y cuatro filas, incluso ciclistas que filtrean con la raya continua de su carril. ¿Tan complicado es agruparse cuando uno se percata que está formando caravana? Un conductor sabe que debe adelantar con prudencia un ciclista, debería saberlo al menos, pero poner al límite su paciencia no es la mejor manera de negociar el espacio en la carretera. Lo que le pasó a Froome, que un conductor no quiera esperarse, ocurre cada vez con mayor frecuencia.

Conviene dar ejemplo, predicar con el ejemplo y creo que uno de los más importantes, al margen que los implicados pongan de su parte, es que las leyes estén a la altura del momento, de un momento histórico que habla de personas que hacen deporte, que salen con sus bicicletas cada vez en mayor número y más rato, porque nuestra oxidada sociedad quiere moverse y hacerse saludable. ¿Tan malo es eso?

Imagen tomada de EnBici

INFO

Ya conoces la nueva APP de Bkool???

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. te comento ahora trabajo de repartidor, la bici no la uso nunca. Para mi son mas molestos el resto de conductores que los pocos ciclistas que me encuentro, que tambien es verdad parece que no han visto un semaforo en su vida. Entorpecen mas el trafico los mil conductores que tienen la mania de apacar de doble fila provocando atascos y embotellamientos que los pocos ciclistas que me encuentro, . En mi tiempo libre si cojo el coche me da igual perder 1 minuto adelantando un ciclista. Para mi el problema es que muchos conductores no soportan a los ciclistas y no tienen paciencia ninguna, pero parece que problemas de circulacion que causamos el resto de conductores. Luego el tema de poner el asesinato de tres personas que salieron a dar un paseo en bicicleta como un atentado contra los ciclistas no lo veo. El problema es que alguien drogado, bebido y sin carnet cogio un coche, igual que mato a tres personas que iban en bicicleta podria haber matado aa tres personas que iban en coche a pasar un dia en el campo o tres paseantes. Yo a esa gente la quiero fuera de la carretera porque puede matar a cualquiera que pillen.

    En general veo un problema grave de empatia donde somos incapaces de ponernos en el lugar del otro y donde solo tenemos derechos pero no obligaciones.

Deja un comentario