Hubo un catalán que nació en Olite: Mariano Cañardo

0
16
vistas

Decir Mariano Cañardo entre la gente de la Volta a Catalunya es poner a todo el mundo de pie. Aunque muchos lo ignoren, el récord numéricamente hablando más jugoso de la historia del ciclismo español lo atesora este corredor nacido en la preciosa Olite pero amamantado y perpetuado por el ciclismo catalán por que ciento y pico años después, nadie como este ciclista de la prehistoria: siete triunfos le contemplan en la decana, un mito que nadie osa derribar, ni hoy, ni cuando el ciclismo se escribía con mayúsculas.

El 5 de febrero de 1905 venía a la vida Mariano Cañardo Lacasta. De esa caballeresca villa navarra surgió el un ciclista independiente que en 1926 ya estaba entre los que entonces se podrían considerar profesionales, una suerte de deportistas semi especializados que se sacaban tres duros y unas alpargatas por correr sobre una bicicleta.

A los dos años de estar en el nuevo nivel, construyó las bases de su leyenda. Ganó su primera Volta a Catalunya con los colores del Elvis-Wolber. Luego repitió éxito con el Fútbol Club Barcelona y lo aunó a la otra grande del momento, la Vuelta al País Vasco. Siguió como independiente y engordó el palmarés: Vuelta a Levante, campeón de España, Circuito de Getxo,… Dos veces incluso fue séptimo en los Campeonatos del Mundo sin obviar su paso por el podio, segundo, de la primera Vuelta a España de la historia. Estamos en 1935.

Con los años amasa fortuna estadística. Se hace con una etapa en el Tour de Francia de 1936, en la termal villa de Aix-Les –Thermes, y completa con la Vuelta a Marruecos, Clásica de los Puertos, el Circuito del Norte,… sin embargo su palmarés se hizo grande por la Volta. Escasos meses después de finalizar la Guerra Civil lograba su séptimo entorchado en la primera carrera por etapas del país.

Cuando en 1943 dejó la bicicleta “su” Catalunya le dedicó el Trofeo Mariano Cañardo, una prueba que con los años acabaría siendo el germen, junto a otras, de aquella magnífica competición llamada Setmana Catalana, ausente de nuestros calendarios desde hace ocho años. Cañardo sería incluso presidente de la Federació Catalana de Ciclisme. Él fue uno de los artífices de que el Campeonato del Mundo de ciclismo de 1973 se celebrara en Barcelona. El 20 de febrero de 1987 nos dejaría.

Pero volviendo a su afinidad con la Volta valgan dos datos: la corrió ininterrumpidamente entre 1926 y 1942 y sólo Miguel Indurain, con tres triunfos, se le acerca en el historial.

Deja un comentario