Connect with us

Igor Anton, sin tiempo para autocomplacencia

Mundo Bicicleta

Igor Anton, sin tiempo para autocomplacencia

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
En Euskaltel, como en su querido Athlétic, las cosas no funcionan con la lógica global. La peculiaridad de jugarlo todo a lo vasco le confiere una atmósfera de trabajo con pros y contras, como todo en la vida. Por un lado existe un lado de identificación con un equipo de arraigo territorial como no ocurre con casi ninguna escuadra en ciclismo. Lo naranja en la carretera es Euskaltel, es pasión vasca sobre ruedas, es público entendido, renglones de vallado humano en las cunetas. Visten las carreras de ikurriñas como sus flamencos siembran sus leones. Son símbolos acuñados a fuego en el ideario visual de cualquier grande. En contra de estas teorías surgen obvios problemas de competencia. Aquí nunca vendrá uno de fuera a cuestionar tu estatus.  Samu, como Iñigo Cuesta en los albores del equipo, son excepciones a la regla. De naranja sólo se viste un hijo de Euskal Herria.
Y entre esos elegidos, Igor Anton figura en la primera vanguardia de la historia de este equipo cuyo futuro pasa por diferentes debates, fórmulas y planteamientos. Igor es un excelente escalador, posiblemente en el top 5 mundial, el Zoncolan atestigua tal valoración. No creemos exagerar, sinceramente. Sus dotes para arriba son increíbles. Es un diesel, de larga trazada y altas miras, con un componente psíquico, al parecer, no tan a la par. Sin embargo el pack es extraordinario, sencillamente de los que rara vez se encuentran.
Pero no le caben parabienes eternos este ciclista de eléctricas y marciales celebraciones cuando gana. Le sobran los halagos que mi entender esombrecieron el trayecto de un ciclista de la calidad de Haimar Zubeldia, cuyo palmarés no refleja las aptitudes que se le presumían. 
Este año Igor  pinchó de forma estrepitosa en la Vuelta. Le surgieron problemas previos y sortearlos no siempre es sencillo, pero nadie dudaba de sus condiciones para hacer algo grande en la misma carrera que un año antes debió ganar. Cuando Igor cayó en la base de Peña Cabarga, como lo había hecho en la del Angliru dos años antes, le recubrió el beneficio de la duda, pero también la sensación de que quizá, quizá, esas situaciones tan ventajosas de las gozaba, sobretodo en 2010, rara vez podrían volverse a dar. Hay veces que en la trayectoria de un ciclista uno se percata de que está en su momento y que pasado éste, verse en la misma tesitura no resulta sencillo. Siempre pensé que Heras quemó sus mejores días tirando de Armstrong y así fue.
Para 2012, Igor ha anunciado exclusividad para la Vuelta, sabedor de que la carrera volverá a tener peso en Euskadi. Hace bien, conocerse, dibujar tus límites y trazar el plan en función del grosor del contorno son los elementos que predicen un gran éxito. Jugar a lo que no se puede aspirar lastra la trayectoria de muchos grandes que aquí ya hemos reportado. Su ejercicio de coherencia renunciando al Giro, pues en su desgaste encuentra una de las explicaciones a su mala Vuelta, y como no al Tour, carrera que no le va en nada, le ubica en el estatus de Purito que tan excelentes planificaciones hace de sus campañas resultando lo al final acaba resultando, es decir temporadas de excepción que le sitúan en las primeras líneas de la elite mundial. Experimentos los justos, aunque muchos sean los que se empeñan en dar un día y otro también con los mismos errores.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,… 

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Joan Seguidor: A nadie le amarga Igor Antón - Ciclo21

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio