Connect with us

Destacado

Inspirador

Mediolanum – Giro

Esta mañana me hicieron llegar una noticia y la imagen que la acompañaba, que no es otra que la que ilustra este post. La imagen es de Juanjo Méndez en la carrera de fondo de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro y la misma ha sido elegida como fotografía deportiva del año por la prensa irlandesa. Su autor es Diarmuid Green y trabaja para la agencia Sportslife. Si alguien que lea esto está por Dublín que sepa que la imagen está es una expo itinerante, con otras 123 instantáneas, en el Ballsbridge Hotel .

No recuerdo exactamente cuándo conocí a Juanjo. Creo que hace algo más de diez años. Me hablaron de él, de su trabajo y tesón. Luego estaba Bernat, su inseparable, con su cara de malas pulgas y enredada cabellera, que me recordaba que tenía en su compañero una historia como nunca la había oído, que debía saber más de él, darle el trato que su voluntad merecía. Y lo hice, lo entrevistamos una vez, al poco tiempo otra, y la historia es, como podéis suponer, de impresión.

Ahora poco o nada puedo decir de Juanjo que nadie sepa o intuya. Su cuerpo está mucho más magullado y machacado que cuando lo conocí. Está sembrado de las cicatrices de unos esfuerzos que a veces le dejan sin sentido de la orientación, de recorrer medio mundo compitiendo y dando ejemplo de que los límites son algo que nos imponemos gratuitamente. “One arm, one leg, no limits” dice el pie de la foto galardonada.

Cuando veo que la historia de Juanjo ahora es cien veces más conocida que cuando supe de él, pienso en eso de que la evolución no siempre juega en contra del hombre y que a veces eso que llamamos redes sociales son hasta buenas y eficaces, porque Juanjo es inspirador, una persona que induce a otras muchas a saltar por encima de las dificultades como quien aprende a escribir y lo mantiene para toda la vida.

Ahora ver imágenes de Juanjo en ámbitos que no estrictamente deportivos no es tan raro. Sus fotografías se ponen en conferencias, en charlas, ilustran artículos,… su vídeos corren viralmente por la red. Podemos decir que su esfuerzo tiene recompensa, en imagen e incluso en patrocinios que sinceramente se tiene bien merecidos, porque su entrega primera, el día que decidió darlo todo a la bicicleta cuando se recuperaba de las lesiones de una accidente de moto, emprendió un camino que ni mucho menos buscaba este reconocimiento y sí explorar los límites de lo que somos capaces cuando creemos que no vamos a ser capaces.

Y no creáis que lo ha tenido sencillo en las competiciones y en las muchas medallas que ha ganado. Hace unos meses me explicaban cómo se las gastaban en el velódromo de Galapagar en los campeonatos de España de ciclismo adaptado, como se exprimían, qué medias sacaban ellos con una pierna y un brazo en sus persecuciones. Nosotros con todos los miembros en su sitio no podríamos volar a tal altura.

Por eso cuando Bernat nos pasa esta nota y la increíble imagen no podemos menor que alegrarnos, porque al fin una sociedad acostumbrada a premiar la mediocridad tiene sitio para alguien que merece el respeto y admiración de todos. Felicidades Juanjo.

Imagen de Diarmuid Greene– Sportsfile

Labrava
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio