Viaje a los hipódromos ciclistas del Japón

1
63
vistas

 

1

Supe de los torneos de keirin japoneses por José Antonio Escuredo. Velocista en activo durante tanto tiempo, efímero seleccionador nacional ahora en papeles de técnico en Venezuela, me explicó la pasión con la que el público de este exótico –para nosotros- país recibe a los especialistas en keirin, según los entendidos la modalidad más bella de la pista, por más que para un servidor no haya nada como la velocidad, esos pulsos parejos que ponen la piel de gallina cuando los contendientes mantienen el equilibrio sobre un alambre llamado peralte.

Los torneos de keirin japoneses son lo más parecido a una tournée de apuestas en un hipódromo inglés. Aquí no hay caballos, hay fornidos y sobreprotegidos velocistas, los mejores del mundo, enjutados en llamativos monos de trabajo, de colores a cual más chillón que crean torticolis en aquellos apostantes que mueven fortunones por uno u otro.

El mentado Escuredo se iba al otro extremo del mundo a principios de junio y no volvía hasta entrado agosto. Allí hay 4000 profesionales del keirin juegan su suerte en una liga de competiciones semanales y varias categorías, algo sólo comparable al fútbol en nuestro país. Tras David Cabrero y José Antonio Villanueva, el catalán fue el tercer español escogido para competir en el país del sol naciente.

Para ellos keirin es lo más importante del mundo. Cuenta  con un canal de TV exclusivo, se nos mima mucho y estamos muy valorados a todos los niveles, tanto en la prensa como a nivel social” no contó el ex ciclista. La locura de las apuestas mueve cifras mareantes, superiores incluso a la quiniela futbolera: “El montante récord de una apuesta que se hizo en una misma carrera, lo pregunté por curiosidad, fueron 13.000 millones de pesetas. Si tenemos en cuenta que hay una final tras tres días de competición cada semana, imagínate lo que se mueve al cabo del año”. Con tal cantidad de dinero en juego, no es de extrañar la vida monacal que les rodea durante los días de competición: “Estamos cuatro días incomunicados con el exterior para evitar malos entendidos con las apuestas”.

 

En este vídeo se toma conciencia de la dimensión del negocio.

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Hermoso vídeo y curiosa – a nuestros ojos- visión del ciclismo más cercana a los orígenes, desde luego, que el Tour que viene en unos días.
    Muchas gracias

Deja un comentario