Jean Robic, también llamando “cabeza de cuero”

0
45
vistas

Al redactar estas líneas quisiéramos exponer a los lectores un hecho histórico insólito cuyo significado se escapó de toda la normalidad cotidiana. Este escrito refleja una noticia histórica que en su época causó un verdadero impacto deportivo. Se puede encuadrar como un hecho más bien chocante.  Es una estampa del pasado que siempre he recordado con especial agrado y hasta nostalgia en mis años de adolescencia, y singularizo al decirlo. Fue en aquel entonces cuando empecé a interesarme por el deporte de las dos ruedas, sus grandezas y sus decepciones.

Aquel Tour de 1947 que volvió a ser noticia

El de que en el Tour de Francia, en el último día de carrera, no acontecieran eventos de importancia era una tradición que los aficionados bien asimilaban. Era una jornada de tono festivo y nada más; un día de asueto casi. La clasificación general se solía mantener inamovible. Es algo que se ha cumplido por lo general sin reparos. Basta repasar un poco por encima la historia del Tour. La excepción, sin embargo, alguna que otra se produjo; se rompió el molde de lo establecido.

Hoy, en este cuaderno que me brinda Joan Seguidor, queremos hacer referencia al Tour de Francia del año 1947, que volvió a ponerse en activo tras la finalización definitiva de la Segunda Guerra Mundial que asoló el territorio francés y el resto de Europa. Los organizadores galos, luchando contra viento y marea, no cesaron en su empeño de poner de nuevo en órbita la histórica e importante competición por etapas, el máximo acontecimiento ciclista de siempre. Había la necesidad de  hacer olvidar las ingratitudes que nos deparó una guerra bélica cruenta y sin concesiones, llena de muertes en ambos contendientes enfrentados sin piedad.

El golpe de teatro protagonizado por Robic

Quedaba pendiente la última etapa Caen-París, la vigésimo primera. Figuraba como líder el italiano Pierre Brambilla, afincado de tiempo en Francia, que se ganaba la vida ejerciendo de albañil. Era un ciclista fornido con una voluntad de hierro que no se rendía así como así a los acontecimientos adversos. En la citada jornada el bretón Jean Robic, así se llamaba, con su diminuta e inconfundible figura, atacó de firme en la cuesta denominada Bon-secours, situada a 140 kilómetros de la capital francesa.  Le secundó en la escaramuza y en el esfuerzo otro compatriota suyo, su  compañero de fatigas apellidado Edouard Fachleitner. El pelotón quedó en consecuencia totalmente diseminado en varios grupos. Cada cual trató de salvarse como pudo ante el naufragio general vivido con particular rudeza.  La etapa al final la ganó el belga Alberic Schotte. Pero el gran triunfador fue el pequeño Robic, que gracias a su inesperado ataque pudo enfundarse con todas las de la ley la casaca amarilla de líder en la misma París, en el famoso Parque de los Príncipes, sin haber tenido el honor de haberla lucido en el transcurso de todas las anteriores etapas de que constaba el Tour. Toda la gloria fue para él ante la mirada atónita de miles y miles de aficionados que aplaudieron su improvisado cometido y su apurada decisión fraguada a última hora.

Caso inédito el vivido en aquel Tour. Jean Robic, curiosidad aparte, fue considerado como regional bretón, cuando en realidad  había nacido en la localidad de Condé-lès-Vouziers, colindante a las Ardenas, no lejos de la frontera con Bélgica. Se le apodaba comúnmente “Biquet” o “Tête de cuir” (Cabeza de cuero), dado que fue el primer ciclista que usó la consabida protección, cosa que llamaba poderosamente la atención en las pruebas  en donde él participaba. Se entiende en carretera abierta, dado que en los velódromos ya se usaba una defensa similar a la que usó Robic, siempre situándonos en una época ya lejana.

La fatalidad de un destino

Aquella protección vino como consecuencia de una grave caída acaecida contra unos malditos   adoquinados en la conocida clásica París-Roubaix, en el año 1944, con fractura de cráneo. Estuvo a dos pasos de la muerte. Con todo nunca está de más el airear este hecho protagonizado por Jean Robic, que sufrió ¡qué fatalidad! otras seis fracturas en diversas partes del cuerpo a lo largo de su carrera deportiva como ciclista, quizá atenazado por su manera peculiar de correr guiada por su temperamento un tanto marcadamente impetuoso.  

Hombre polémico pero de gran corazón, al que tuve la oportunidad de conocerle personalmente y entablar una buena amistad. Recuerdo cuando participó en el Campeonato del Mundo de ciclocross del año 1953, que tuvo lugar en nuestro país, en Oñate (Guipúzcoa), en el que venció su compatriota Roger Rondeaux. Nunca está de más decir en torno al polifacético Robic, que en el año 1950 conquistó el título mundial en esta durísima especialidad.

En 1980, retirado del deporte activo, un aparatoso accidente de automóvil le segó la vida a los 59 años, dejando un recuerdo imborrable entre los entusiastas aficionados de la bicicleta que habían seguido al dedillo sus pasos y su historial. Poseía mucho tesón y admirable coraje frente a las adversidades que tuvo a lo largo de su carrera. Todos nosotros, sumergidos en nuestra edad juvenil, sentimos muy de veras su muerte, que llegó un tanto prematura por la incógnita del destino.

Por Gerardo  Fuster

INFO

U51 Pro y Workcycling en la QH

Ya se está acercando el verano y con él, una de las mejores pruebas de gran fondo del territorio; La Quebrantahuesos. Y como no podía ser de otro modo, nosotros  estaremos allí presentes.

 U51 Pro contará con un Stand de 5×5 metros en la zona QH Expo en el que exhibiré las últimas novedades de las mejores marcas como Q36.5 o X-BionicEndura  oakley Todo aquel interesado en adquirir cualquier producto, podrá  hacerlo in-situ o bien tras la prueba en los soportes web (www.mikelkolino.com) y en la tienda física situada en la Avenida de la Libertad número 1 de San SebastiánMadrid.

Además en esta ocasión tan especial daremos a conocer algunos de los pilares en los que se sustentarán nuestros proyectos futuros, entre los que se incluyen diferentes eventos de la mano de Workcycling.  En el Stand estaremos presentes Mikel Kolino (www.mikelkolino.com) y Mikel Azparren (www.workcycling.com) que además participará en la prueba el día 21 vistiendo ropa de primera calidad ofrecida por Q36.5.

Los horarios de la Expo en la que habrá más de cincuenta expositores, serán de 11.00 a 22.00 horas el viernes 20 de Junio y de 10:00 a 20:00 el sábado 21 día de la prueba.  Os esperamos a todos con los brazos abiertos para que podáis disfrutar del ciclismo con la misma pasión con la que nosotros lo hacemos. En breves anunciaremos el número exacto de expositor donde nos situaremos.

U51pro, Mikelkolino, u51problog, mikelkolinoblog y workcycling son marcas registradas para que todos los futuros clientes encuentren calidad máxima y asesoramiento personalizado.

¡Ven y disfruta de la esencia de la vida!

Publicidad

Deja un comentario