Connect with us

Kwiatkowski es el ciclista vertical

@JoanSeguidor

Kwiatkowski es el ciclista vertical

Tiempo de lectura:2 Minutos

Dicen que Siena era la gran rival de Florencia. La ciudad vertical, vestida de espiritualidad, una ciudad imposible, de cuestas y escaleras. La ciudad religiosa, anclada el medievo que se diferenció de Florencia cuando la mieles del renacimiento dieron sus frutos. Dicen que en Siena ganan, desde hace unos años, en Il Campo que se atiborra de multidudes en el Palio, los muy buenos y entre ellos está un polaco, que corre como el mundo caminara al desastre y que ya ha ganado por partida doble en este lugar. Hablamos de Kwiatkowski.

Joder qué carrera, qué manera de correr. Como si no hubiera un mañana. Para quienes amamos la historia del ciclismo, las carreras que le dieron un nombre y le cincelaron un prestigio son el santo y seña. Pruebas de abolengo y palmarés amplio. Ayer lo preguntábamos: Strade o San Remo???

Sé que en estos momentos de excitación todos irán a por la primera, todos apostarán por la carrera cuyo logo pareció diseñar Barilla. Reposad, asimilad lo que habéis visto, lo que habéis flipado, y pensad un poco más allá. Yo a la Strade no puedo más que regalarle mi admiración, pero si le dan el hervor que le falta, más kilometraje, podría ser perfecta.

Le llaman la clásica al norte que se disputa más al sur. Esta vez lo fue. Lluvia, barro, frío, intemperie. Qué carrera, otra vez lo decimos. La Strade gana los galones que a otras les costó décadas hacerse, más que nada porque los que vemos ciclismo hoy no vimos a Van Looy, Merckx, Poblet y Van Stenbergen. Esta carrera hecha entre los cipreses toscanos quiere acercarse a ellas en tiempo récord.

A catorce de meta Kwiatkowski decidió que si esto se tenía que decidir tenía que ser desde adelante, como dijo Chozas. Y no le asistió mayor razón al polaco, todo un campeón del mundo y ganador de la carrera. Poco le separaba de Stybar, Van Avermaet y Wellens, lo suficiente para que se decidiese a romper la baraja de lejos, y de paso darnos una de las exhibiciones que seguro pasarán al álbum de esta temporada.

La bendición de la Strade fue además de su postal que la carrera se jugó entre ciclistas que no esconden. El corte que eliminó a Sagan dejó delante ciclistas que no saben especular, que entienden el ciclismo como el arte de dar sin esperar nada a cambio. Tener delante a Van Avermaet, Dumolin, Stybar, Trentin, Wellens, Benoot,… es un regalo en forma de profesionales que entienden su oficio como el arte de dar sin esperar a cambio más que un baño de gloria.

Y eso fue esta Strade, un baño de gloria para un corredor cuya suerte empezábamos a cuestionarnos. Salvo Harelbeke, el primer año de Kwiatkowski en Team Sky fue para olvidar, muy lejos de lo que se le supone, incluso en los lares que se le esperaba. La Strade ha recuperado a Kwiatko, el ciclista que hace tres años, vistiendo el maillot polaco en Quick Step, no omitió el duelo directo con Sagan y le ganó en las calles de Siena. El corredor que esperamos que haya vuelto para quedarse…

Imagen tomada de @StradeBianche

INFO

Evita colas en el aeropuerto con tu bici, utiliza Nacex Promo

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El Team Sky y el nuevo ciclismo - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en @JoanSeguidor

Inicio