La bicicleta en la cumbre

1

También te podría interesar...

  • alfredo apilanez

    Loables intenciones sin duda. Un único temor me embarga: el tono menor-informalidad, inconcreción, marco deliberativo- del evento parece apuntar a que la cosa tiende a parecerse al “parto de los montes”; dando al asunto, eso sí, un atractivo e inofensivo barniz bike-friendly que plazca a ciertos lobbys de la sostenibilidad y la ecología pero sin sacar los “pies del tiesto” para no irritar a los “Volkswagenianos” y carbonizados amos del cotarro. La cosa tomaría un cariz que nos podríamos tomar más en serio si de tales “aúlicas” cumbres surgieran, pongamos por caso, propuestas concretas de penalizaciones fiscales o regulaciones efectivas de uso, que limaran la aplastante hegemonía de las “chimeneas a ras de suelo” en nuestras humeantes urbes (a ver quién le tose a la motor corporation), acompañadas de medidas tangibles y enérgicas a favor de la bicicleta. Como menciona el texto: “Si hay dinero para hacer ciudades “bike friendly”, seguro que tendremos
    ciudades “bike friendly” allí donde [email protected] alcaldes tengan un poco de
    visión”. Sea: habrá pues que cortar el nudo gordiano y pasar de la “trajeada” solemnidad a aliviar de facto los pulmones y los humores de los sufridos velocipédicos. ¡A ver si se enteran los ministros que nos estamos envenenando, coño! En fin, felicidades por el reportaje y confiemos en que las cosas de palacio (más tratándose de la elefantiásica eurocracia), a pesar de los pesares, vayan; aunque sea (en contra de la apremiante urgencia que reclama la situación) despacio.

    • Gracias por tus interesantes apreciaciones. En realidad, el valor de todo esto es que es la “piedra fundacional” de una nueva forma de hacer política de transporte en la UE que tendrá que llegar pronto o lo lamentaremos. Desgraciadamente, como bien dices, las cosas de palacio van despacio.

  • “Es importante traernos las experiencias de los países ciclistas por excelencia, Países Bajos y Dinamarca,…”

    Es preocupante y mucho, en algunas ciudades danesas han conseguido reducir el uso peatonal en los últimos cuatro años y no han reducido nada el uso del automóvil, de hecho comparando ciudades similares de Paises Bajos y Dinamarca con ciudades españolas se encuentra que en sus ciudades se usa más el automóvil que en las nuestras. Si añadimos que desde la embajada danesa lo dicen claramente «sin carriles bici, la bici no tiene espacio, la calzada es de los coches»… y luego escuchas decir a estos genios daneses que se están devanando el cerebro para aumentar el número de peatones,… como que se queda el culo torcido cuando se afirma que debemos traernos las experiencias, espero que no sea para copiarlas como dicen muchos.