La bicicleta fue la última en llegar

0
12
vistas

La bicicleta en las ciudades está en boga, y no siempre para bien. El otro día escuché o leí, no recuerdo, un comentario, “cada percance con una bicicleta va camino de generar un debate”. Lo dijeron a raíz del atropello de un peatón en Barcelona por parte de un ciclista en una acción que fue ampliamente debatida en los medios y que puso de relieve un problema muy claro: esas calles de un sentido para el tráfico rodado que incorporan un carril bici de doble dirección que la gente cruza mirando hacia el lado por donde le vienen los coches, sin reparar que por el otro lado puede llegar un ciclista.

De ese incidente y de los comentarios que se generaron quedaron muchas cosas más o menos claras. La primera es la intransigencia de cada uno de los actores de la vía pública. Los conductores tachan de imprudentes e irreverentes a muchos de los ciclistas que ven por la calzada, los ciclistas se quejan del sentimiento de pertenencia que algunos coches tienen de la vía pública y los peatones se sobresaltan porque se ven perjudicados por doquier. Lo curioso es que cada vez más personas se ven en los tres papeles el mismo día.

Me hizo gracia una comparación que alguien hizo entre los ciclistas y los veganos en la defensa enconada de la bicicleta. Sinceramente hay de todo, todo tipo de personas, posturas y argumentos, pero ya es sintomático que muchas personas ajenas a la bici, nos vean así, como auténticos “talibanes” de lo nuestro.

Y es aquí a donde quería llegar: aunque los ciclistas nos carguemos de muchos motivos para justificar que la bicicleta es una herramienta perfecta en hacer más soportables nuestras congestionadas ciudades, no debemos olvidar que es la recién llegada en muchos casos, la última que ha pisado el asfalto en tiempos recientes, porque como nos corrige, con razón, @Baru125, en los primeros años del pasado siglo la flaca era parte del paisaje.

Aquí, no hay una tradición de varias décadas como en los Países Bajos, ni siquiera una conciencia social del esfuerzo, como en otros sitios, pero si hay gente que usa el coche hasta para doblar la esquina. Y sin embargo la bicicleta sigue siendo el elemento “exótico” en muchos sitios y lo que es peor, en muchas mentes, por eso, aunque la razón nos asista, aunque las cosas parezcan más sencillas a nuestro parecer, a nadie se le escapa que hay que ser intransigentes, no queda otra, porque de lo contrario, la razón que creemos tener le perderemos con las formas.

Imagen tomada de @guardiacivil

INFO

Pon guapa tu fixie

Publicidad

Deja un comentario