La capacidad de asombro ante el dopaje

0
220
vistas
La Vuelta de este año está registrando mucho público en las cunetas

Dopaje, siempre dopaje, trampa y esas cosas. Esta semana nos ha dejado un par de noticias de esas que dan juego y una buena ristra comentarios, ambas además tuvieron su cuota en este mal anillado cuaderno.

La primera fue el francés que fue pillado con su motorcillo en carreras master. Fue una práctica que, como me comentaron a raíz del post, la propicio la búsqueda de igualdad con quienes competía, como si cada uno de nosotros pudiera hacerse con una moto GP para competir en el WT

La segunda fue el resultado adverso del frasco B de Samuel Sánchez y el comunicado de su equipo extinguiendo la relación laboral. Fue curioso, como esas cosas que no prevés porque el azar las trae solas. El día después de hablar de la eterna juventud de Davide Rebellin, canta el contranálisis de su verdugo en Pekin, de Samu.

De esa olimpiada primero y segundo no han quedado bien parados en el conjunto de sus carreras. Uno, el italiano, pasó a un segundo escalón después de pitar en los juegos chinos, el otro, el astur, parece poner así broche a su carrera.

Al margen de lo sucedido y lo que piense cada uno, lo que nos sorprende son las respuestas de algunas personas a los positivos y cantos de sirena que de forma cíclica se dan en el pelotón.

Lo primero que nos llama la atención es que la prensa cada vez le presta menos atención al tema, aunque su cuña siempre le dedica. El positivo de Samu, en dos entregas, ha ofrecido sendas mitades que, informativamente hablando, han coincidido con el foco mirando a BCN y Catalunya. Cuando saltó su positivo por el atentado, cuando se confirmó el mismo por la semana que llevamos por estas tierras.

Sea como fuere, el dopaje es como algo amortizado, como esas variables que los mercados, cuando van a castigar o no a un país, tienen por descontadas. Ha pasado de ser el demonio a ser parte del paisaje. No sé si esto es bueno o no, porque aunque nos evite portadas hirientes y bochornos públicos, a quienes nos gusta esto, el nivel de inversión en el ciclismo es el que es y sacar equipos ni es sencillo ni va al alza. Creo que todo influye.

Con todo, estas percepciones, se desprenden de algunos de comentarios que leemos:

“Triste final”
“Con los años que llevaba como ha podido caer en este error”
“¿A quién puede sorprender esto en profesionales?”

También hubo, los menos, que demostraron sorpresa y estupor, cuando no decepción, pero ya digo, al final son los menos. Que el ciclista implicado fuera educado, cortés, solícito y accesible no quita que sepa del “oficio” y las servidumbres que implica.

Hace unos años, en este mismo mal anillado cuaderno, en una charla que tuvimos con un quiosquero sobre ciclismo y demás justo antes de un Tour de Francia, creo que recordar que fue el ganado por Wiggins. En la misma, salió, cómo no, el dopaje y al final la conclusión a la que le llevamos fue: “Como un mago en la TV, míralo, disfruta, pasa un buen rato y no hagas preguntas, no lo merece”.

Imagen tomada del FB de La Vuelta

INFO

Tiempo de gravel…

Publicidad

Deja un comentario