La cara B de las estrellas de la Vuelta a España

1
6
vistas
Metidos ya en harina, con un calor que invita a todo menos a rodar en bicicleta a mediodía, ya está aquí la Vuelta, la nuestra, la roja. Desde Pamplona a Madrid, esta “semi Vuelta”, pues recorre sólo la mitad norte de España, arroja muchos atractivos que esperemos sean del agrado del respetable. La nómina es muy buena, el recorrido no tanto, pero los alicientes son muchos, y encima nuestro ente nos obsequia con la carrera en La 1. Al final voy a creer que los políticos del PP, y su número 1 especialmente, sí que son sensibles a las necesidades del ciclismo. Como mandan los cánones, en las tardes del verano, telediario y ciclismo.
Pero antes de meternos a analizar la chica de la carrera, quiero detenerme en varios nombres que he anotado a la ligera y que a pesar de sentirse algo lejos de los focos, algunos más que otros, creo que pueden ser partícipes del atractivo de la carrera por uno u otro motivo. Ahí van:  
  • Jonh Degenkolb: tras un Tour muy malo para su equipo, el sprinter B del Argos se ve en una grande con pocas oportunidades pero menos rivales. Su final en todo tipo de llegadas -salvo en paredes del 20%- le confiere cierto chance.
  • Philippe Gilbert: huelga decir que al belga las opciones de esconder su nefasta temporada ya quedaron tiempo atrás. Él se juega mucho, con el Mundial muy cerca y un recorrido con finales a su gusto, pero su equipo pone más en riesgo con una temporada sencillamente para olvidar.
  • Nairo Quintana: para mí el tercer hombre de Movistar que viendo las elásticas capacidades de sus líderes podría verse en una tesitura de inesperada responsabilidad a pesar de su juventud. Terreno tiene para aburrir, calidad más aún.
  • Zdenek Stybar: como Geraint Thomas, ojito derecho de un servidor. El checo debuta en una grande y a pesar de que su solvencia en los terrenos anunciados por la carrera ofrece lagunas, ver al mejor ciclocrossman de los últimos años viviendo a tope, y con éxito, sus días de carretera sugiere ser seguido.
  • Los hermanos Meyer, Cameron y Travis: ambos son dos vivos ejemplos de cómo la  pista, con su pérfido programa olímpico, se ha desprovisto de grandes talentos como estos australianos. Ambos sin presión aparente creo que caminan sobre ese momento en la vida de un ciclista que si quiere ser algo debe explotar ya.
  • Sergio Paulinho: admito. Éste lo sitúo por puro morbo, el de verle de nuevo con Alberto Contador cuando éste le tildó de inseparable y acto seguido se fue al Radio Shack con Lance Armstrong. Sinceramente de lo mejor que tiene el madrileño a su servicio, eso sí, en caso de que ambos hayan olvidado capítulos pretéritos de deslealtad no explicada.
  • Thomas De Gendt: en el Giro iba para pintoresco ganador de etapas y creador de sueños y casi le da un susto a los dos primeros, de hecho les puso el corazón en un puño en el Stelvio. Es una incógnita, pero si exhibe el nivel del coloso dolomítico, dos meses y pico después, puede ser uno de los grandes animadores de la carrera.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Observo que en en la "cara B" de este post, no incluyes ningún ciclista español ¿quiere eso decir que ninguno destacará en esta Vuelta?. Algunos de los nombres que propones no me suenan de nada, lo cual quiere decir que no estoy suficientemente "puesta" en temas ciclistas.Expectante a lo que depare este año la carrera española…durante 21 días, desayunaré,comeré y cenaré Vuelta a España; algo que me agrada enormente.

Deja un comentario