La cara B del Astaná

0
2
vistas

Ayer dimos cuenta de la oferta que Oleg Tinkov puso sobre la mesa del G4. Froome y Nairo no han visto mal el reto, y Contador, al ser parte de su equipo y haberlo declarado en años atrás, no vería mal disputar las tres grandes una temporada. El único que tumbó la oferta fue Nibali. El tiburón siciliano no quiere la “mordida”, prefiere hacer su plan y pasar de cuestiones que considera fuera de toda norma. Como dijimos él es quien menos tiene que perder, ya le ha dicho a sus rivales que en las siguientes grandes los que tienen que moverse y arriesgar. Él, como el Alinghi en la Copa América de vela, es el “defender”, es decir el poseedor  oficial del título más preciado, el Tour.

También indicamos que las declaraciones de Nibali se producen paralelamente a un momento muy delicado para su equipo. Astana ha pitado tres veces en muy poco tiempo. Lo cierto es que el equipo kazajo esconde un historial íntimamente vinculado al dopaje y los escándalos que viene desde el minuto uno de su presencia en el ciclismo. En este post de Jorge Quintana queda claro que será difícil tumbar el proyecto turquesa, pero no conviene tentar a la suerte, torres más altas han caído.

En 2006 Astana entró en el ciclismo para tomar el relevo del moribundo proyecto de Manolo Saiz, el Liberty, ampliamente herido por la explosión de la Operación Puerto. Ese año, el equipo se estrena con esta denominación en la Vuelta a España con victoria de Vinokourov, fraguada en aquella famosa etapa de Granada en la que Valverde, maillot abierto, cegó sus opciones en el descenso de Monachil. Al año siguiente llegaron los escándalos sostenidamente: Matthias Kessler da positivo por testosterona en abril, Eddy Mazzoleni se ve en una investigación  contra el dopaje en Italia y el dúo Vinokourov & Kashechekin dan positivo por dopaje sanguíneo.

Al año siguiente recala Johan Bruyneel con lo más florido del Discovery Channel, entre otros Alberto Contador. El equipo no es admitido por el Tour, a causa del positivo de Vinokourov un año antes. Contador realiza el doblete Giro y Vuelta. En 2009 aterriza Lance Armstrong, en una curiosa relación contractual, pues si bien el tejano compite vestido de Astana, fuera de la carretera luce sus colores corporativos de su fundación. En este regreso, empieza la presión de la USADA – la agencia estadounidense de lucha contra el dopaje- sobre Armstrong.

2010, Alexander Vinokourov vuelve a competir y gana una Lieja que en el tiempo se insinuó comprada a Kolobnev. En el Tour nueva andanada, Contador da positivo en la jornada de descanso y es desposeído de su triunfo. Temporada siguiente, Contador se va y llega Kreuziger, quinto en el Giro e investigado años después por sus valores “raros”. Dicha investigación le ha tenido en el dique seco durante las mejores carreras del 2014. En 2012 Vinokourov es campeón olímpico y mete al equipo en el Movimiento por un ciclismo creíble, cuyos estatutos obligaron a renunciar al equipo al último Tour de Pekin de la historia toda vez que se encontraron los vericuetos para que el azul celeste sí estuviera en el pelotón de Il Lombardia.

Así las cosas, la situación no puede ser más lamentable. Es obvio que el dinero sale de donde sale, y con un occidente conviviendo en el estancamiento económico, las nuevas potencias tienen su carta a jugar. Sin embargo, el momento no es sencillo, hablamos del equipo del ganador del Tour, que mueve mucho dinero y emplea numerosas personas, sin embargo los agravios comparativos pueden herir la sensibilidad de más de uno.

Imagen tomada de en.tengrinews.kz

INFO

Algo que marque la diferencia puede ser “sencillo”

2

El guardabarros “sencillo” protege de las salpicaduras de la rueda trasera de la bicicleta sea cual sea la disciplina y se instala sin herramientas en la mayoría de sillines.Usado en todas las disciplinas, mountainbike, carretera y ciclismo urbano. Y cuando no se usa puede plegarse y llevarse cómodamente en el bolsillo. Con un peso apenas superior a 12 grms, se mantiene de forma consistente en el sillín gracias al diseño de sus formas y al material empleado. Sencillo parte de un sistema de anclaje simple, se instala sin herramientas, bajo el sillín en los railes de este, se mantiene firme, actuando como guardabarros de protección de salpicaduras de a rueda trasera de nuestra bicicleta .

Mira los tuyos aquí

Publicidad

Deja un comentario