La casualidad no es cosa del Argos-Shimano

0
187
vistas

El equipo Argos-Shimano es, sin duda alguna, uno de los proyectos que más y mejor está creciendo en los últimos años. Si echamos mano de cqranking.com, podemos ver que el bloque holandés fue 27º en 2010. Un año más tarde, mejoró cinco posiciones y acabó 22º. En 2011 ya fue capaz de meterse en el top20 al ser el 18º mejor equipo del mundo. Finalmente, este año han finalizado la temporada en 13ª posición. La evolución es más que evidente: 27º, 22º, 18º y 13º. Y todo ello en sólo cuatro años.

 

¿Dónde está el secreto del éxito?

 

Para todos aquellos que ven desde fuera el equipo, el éxito reside en su grupo de velocistas y muy especialmente dos hombres: Marcel Kittel y John Degenkolb. ¡Es cierto! Otros pueden apelar a la suerte. Y tampoco estarían mintiendo. Pero la realidad es mucho más compleja, Argos-Shimano es un equipo que está trabajando con un presupuesto inferior a sus rivales en sueldos y nóminas pero con una mayor inversión en trabajo científico.

Vamos con los ejemplos: los ciclistas de Argos-Shimano son todos entrenados por preparadores del equipo dentro de un staff marcado por la juventud y por el alto nivel técnico y práctico de todos sus elementos.

Además, durante los primeros meses de la temporada pasan grandes períodos viviendo todos juntos y buscando la mejor coordinación de las diferentes piezas. Sólo así empieza a explicarse que en Argos-Shimano detectaran rápidamente que ese amateur con grandes dotes para la contrarreloj, Marcel Kittel, podía convertirse en uno de los mejores sprinters del mundo.

Además, otra característica propia de Argos-Shimano es la visión a largo plazo. Nunca hay prisa en la formación holandesa. Algunos escépticos se burlan de la política de contrataciones de esta escuadra, con muchos ciclistas sub-25, pero lo cierto es que están en el camino correcto. En primer lugar, trabajaron para crear sus propias estrellas en el campo de la velocidad: Kittel, Degenkolb… Y nuevos nombres que vienen apuntando alto como Mezgec. Pero ahora empiezan a ampliar su radio de acción con vueltómanos. El primer gran nombre es el de Warren Barguil, una de las revelaciones en la pasada Vuelta a España.

Por eso, cuando se compara la enorme dedicación en medios técnicos de Argos-Shimano y la gran apuesta por la juventud y cantera que vienen haciendo con la política de otras muchas formaciones… uno no puede dejar de pensar que Argos-Shimano lleva muchos años de ventaja sobre sus rivales, viejos dinosaurios que gracias a presupuestos superiores se mantienen en la elite pero que acabarán siendo engullidos por un proyecto que en muy pocos años ha demostrado que otro ciclismo es posible.

 

Por Jorge Quintana

Imagen tomada de www.futbolargentino.com

 

Publicidad

Deja un comentario