La cima de Tim Wellens

1
1
vistas

Tal como se vaticinaba el Giro de Italia, progresivamente, va entrando tímidamente en la contienda, aunque cabe afirmar que tras la etapa de referencia quedan todavía la mayor parte de incógnitas por dilucidar, especialmente en torno a cuál va a ser el corredor que posee más opciones para adjudicarse la ronda italiana. La etapa que nos ocupa ha servido para dilucidar en algo la situación, aunque todos sabemos que la prueba tomará un signo trascendente y de peso en el curso de los nueve últimos días ante la aparición decisiva de los célebres y duros puertos alpinos. Todo lo que acontezca con anterioridad tiene una importancia un tanto relativa. A nuestro parecer no hay vuelta de hoja a lo afirmado.

La llegada de la sexta etapa se dirimía en la cima del Alto de Roccaraso, cuya cima y final se situaba a 1.572 metros de altura tras salvar una pendiente con un porcentaje no muy severo del orden del 4,8% y una subida de una longitud algo superior a los 17 kilómetros. El belga Tim Wellens, que no era precisamente de los señalados para lucirse, gracias a su oportunismo, en compañía de otros cuatro audaces, pedaleó en vanguardia durante muchos kilómetros y en las rampas aludidas decidió jugar la carta a solas con inusitada valentía y voluntad. La partida le salió bien y pudo festejar su victoria con una ventaja de más de un minuto sobre el danés Jacob Fuglsang y el ruso Ilnur Zaikin, que habían reaccionado, aunque tardíamente, desde atrás, cuando el grupo perseguidor quedó ostensiblemente fraccionado ante el ardor que había cobrado así de repente la contienda.

Publicidad

La verdad es que la parte postrera de la etapa nos hizo olvidar en algo la monotonía que se transparentó a lo largo de la mayor parte del recorrido. La escapada de los cinco fue más bien una floritura o una anécdota sin repercusión, salvo para el que resistió a los embates y ganó, este belga ciclista profesional desde el año 2013, nacido la pequeña localidad de Sint-Truiden, que posee precisamente un historial pequeño pero valioso.

Sintetizando un poco los hechos que se produjeron en este día, ponemos sobre el tapete la reacción del holandés Dumoulin, que se permitió el lujo de defender su camiseta rosa atacando en los últimos asaltos, escudado por el bielorruso Siutsou, el italiano Pozzovivo, los colombianos Chaves y Urán, el polaco Majda y nuestro compatriota español Valverde, en vena. En cambio hemos de mencionar la prestación a la baja del transalpino Nibali, que flojeó en los momentos decisivos. También adoleció del mismo mal el vasco Landa, que tuvo un día más bien gris, sin su ímpetu habitual.

En toda esta amalgama de movimientos de última hora se han beneficiado Dumoulin (1º), Fuglsang (2º) y Zakarin (3º), que copan los tres primeros puestos en la tabla de la clasificación. Valverde se sitúa el sexto, mientras que Landa pasa a ocupar el décimo quinto. Nunca está de más exponer que aún se llevan pocos kilómetros de Giro y de ahí se explica que los trece primeros puestos están apiñados, apelotonados, dentro de los sesenta segundos de tiempo. Los equipos controlan el panorama ejerciendo una vigilancia muy estricta. Nos da la sensación que este control es tan grande y tan forzado, que si un corredor de los que concurren decide arriesgarse a una fuga, se ve obligado a pedir permiso para entrar en liza a las escuadras que se consideran dueñas de la situación. Sabemos que exageramos en este aserto, pero de seguro que algo hay al respecto. En las etapas de alta montaña estamos seguros que esto no sucederá. Será otro cantar más adecuado y feliz.

Finalizando este breve comentario, quisiéramos constatar que así como Vincenzo Nibali no ha tenido su día, sí, en cambio, ha dilapidado fuerzas muy en positivo este casi veterano llamado Fuglsang (31 años), perteneciente al conjunto Astana de Nibali, que nos ha hecho olvidar el mal momento atravesado por su capitán. Pero a todo lo escrito recalquemos que demos tiempo al tiempo, esperando que los Alpes sirvan para poner las cosas en su sitio con más realismo.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada de FB de Giro de Italia

1 COMENTARIO

  1. Estas primeras etapas parecen más de transición que otra cosa, aunque ya se van apreciando los verdaderos corredores en liza de cara a las nueve últimas etapas.

Deja un comentario