Connect with us

La culpa es del mensajero, no de Josef Ajram

Opinión ciclista

La culpa es del mensajero, no de Josef Ajram

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

No quiero romper lanzas a favor de nadie, pero sin conocerlo en persona, la gente que me habla de Josef Ajram lo hace en términos elogiosos. Es lo que hay. Una cosa es el protagonista, la careta, el fantasma de cartón piedra y otra la persona. Aunque muchos se lo cuestionen son dos cosas muy diferentes. Clarísimo.

Dicho esto, a Ajram, tan ducho en cuestiones financieras, se la acaba el crédito. No me declaro  especial seguidor de sus hazañas, ni profundo conocedor de sus límites. Sinceramente, no le sigo tanto como para saberlo, pero sí leo, observo y comprendo que si algo logra este peculiar personaje es no dejar indiferente.

Cambrils ZC, Gran fondo

Veamos. Ajram ha abandonado el reto de las siete islas en el segundo día. Le quedaron por tanto cinco ínsulas por cubrir. Que yo sepa lo que Ajram se disponía a hacer es algo tan singularmente inhumano que su solo planteamiento es el problema de fondo. Sí, Ajram vende el producto, se dota de una bebida alada para pagarle las facturas y tiene quien se lo compre. Ese el problema, la dimensión que deben alcanzar las hazañas para que un medio de comunicación te abra las puertas.

En esta ocasión, lo siento, la culpa es del mensajero. Sí, tenemos auténticos doctrinales, dogmáticos que venden deporte, salud, autoestima, mejora persona, superación, sacrificio,… y lo plasman así, sacando a la palestra a una persona que expone su físico al menos recomendable de los esfuerzos ¿Si Ajram no estuviera al límite en cada ocasión que se calza un buzo sería objeto de tan proceloso seguimiento?

Igual que el barcelonés, hubo un austriaco, también con la bebida alada, que tuvo que poco menos salir de la tierra para tirarse en vertical y lograr un hito publicitario y social. Pero ¿a dónde vamos?, ¿qué línea hemos de cruzar? El austriaco, Ajram y todos los de su perfil no hacen más que su trabajo, venden humo, una ilusión, un mito, y lo monetizan. Eso lo siento no es criticable, y sí lo mucho y malo que sus hazañas implican porque van contra natura.

En el horizonte surge un debate que en tiempos de crisis ha tomado forma. Gira en torno a lo que hace Ajram y el deporte profesional. Muchos lamentan que por ejemplo Kilian Jornet no tenga el eco del trader catalán, ni que grandes gestas deportivas impliquen los beneficios publicitarios que merecen, pero no os engañéis, el deporte profesional, aunque muy cuestionado, es la única opción de ser perdurable en la mente de la gente. Un día un tronado metido a locuras mediáticas perderá la vida y entonces lo extremo será mal visto y resultará hasta grotesca su sola mención. Los medios adoctrinan en el juego limpio y purgan el tramposo cuando hablan del deportista, pero no cuestionan qué hay de cierto y humano en un reto que consiste en encadenar siete ironman en otros tantos días.

Si una cosa aprendemos con Ajram es que sí tenemos límite, y es tangible, lo tocamos y superarlo no es una opción porque la satisfacción que nos reportaría no es comparable al riesgo. En ese sentido estadle agradecidos.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
1 Comment

1 Comment

  1. mario

    17 de octubre, 2013 at 20:54

    ¿¿¿Que opinion te merece Jose Manuel Lopez, el cual ha completado 30 ironman en 30 dias consecutios???

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio