La curiosa forma de hacer amigos de Chris Froome

1
64
vistas

Quizá dentro de unos meses lo tengamos por anecdótico. Posiblemente hasta nos riamos al pensarlo y acordarnos. Tengamos en cuenta que Sky es un equipo soportado por un ente televisivo y entonces deduzcamos que todo pudo ser previsto y guionizado. Un poco a imagen y semejanza de esos años en los que Lance Armstrong corría con impunidad simulando estar apajarado para que Jan Ullrich entrada al trapo.

Sin embargo todo lo que rodea a Chris Froome no huele a planificado o sesgado. Este descacharrante ciclista, quien lleva contados 18 meses en vanguardia, es un amasijo de sentimientos tan desordenados e inconexos que las sensaciones del momento le empujan a actuaciones dantescas, sencillamente indescriptibles.

El pasado domingo, en la jornada reina del Criterium Internacional, tomó el relevo al frente del pelotón y cuando se dio cuenta dejó de rueda a todos, incluido a su compañero y líder en ejercicio Richie Porte. Un golpe sutil, pues no aceleró, pero efectivo, pues los dejó de lado y bien atrás. Sólo el exbiker Péraud intentó seguirle, pero desistió. Se ve que Froome le pidió relevo, el francés se lo negó, y le dijo “Bye”.

La sensación de poder contenido que transmitió Froome en el Criterium retrotrae al pasado Tour de Francia y esas terribles imágenes en las que sólo le faltó bajarse a empujar a su incapaz compañero Wiggins. Si en Team Sky piensan que manteniendo estos pulsitos internos la competitividad de los suyos crece y con ella las opciones del equipo, perfecto, pero no deja de tener cierto riesgo tales convulsiones centrífugas.

Por que como hace poco afirmamos, a los problemas que se puedan generar en el seno de Sky se pueden sumar los propios que les propinarán rivales que también corren y por tanto cuentan. Esta temporada ya hemos tenido alguna píldora. Ciclistas que mano a mano seguramente serían derrotados ya les han infringido alguna derrota. Miren Daniel Martin en la Volta o Vincenzo Nibali en la Tirreno. Todo ello sin reparar en que en el calendario clásico Geraint Thomas y Boasson Hagen prometen mucho, corren bonito pero parecen un peldaño por debajo de los mejores.

Sky mete miedo sí, cuenta con una cuadrilla de currantes como no la hay en el pelotón, pero ojo con las debilidades de sus líderes. Si nadie les cuadra, pueden convertir cada carrera en un vodevil de grotesco resultado y eso al final beneficia a los muchos y buenos rivales que seguro les acosarán.

Foto tomada de www.elmundo.es

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Hoy he podido visionar esa etapa y tengo que decir que me ha recordado mucho pero que mucho mucho a Lance. Colocarse delante del pelotón a 5 km de la cima y revolucionarse a 103 rpm durante un minuto…. eso ha sido grande. Después acompasar la subida a 94 rpm y llegar sacando más de 30 segundos al segundo. Por cierto coincido en lo del equipazo del Sky, impresionante su caza de los escapados subiendo "todos" a más de 95 rpm. Impresionante. ¿Qué ha hecho Frome? Un esfuerzo máximo de 17 minutos a elevada cadencia y más de 5,9 w/kg al final de la etapa. Esto no lo veíamos desde Lance. Pero Lance lo hacía en 10 km de final en cuesta. Ahora ya sabemos por qué.

Deja un comentario