La curva invertida del ciclocross mundial

0
5
vistas

Recuerdo, en los momentos más duros de la crisis de deuda en Europa, hace unos tres años, que decían que lo peor que podía pasar es que se produjera una curva invertida en los intereses de la deuda a tres y diez años. Es decir, que la cosa se pusiera tan mal que los países llegaran a pagar más por sus deudas a medio plazo que por las de largo plazo. Interpretaban los especialistas que esto era una prueba inequívoca de que el país tenía serios problemas de solvencia. Era una bomba de relojería.

En el último mundial de ciclocross de Tabor, esa caldera de hielo y pasión checa, pasó algo también curioso, similar a ese requiebro de la lógica que os explicaba de la deuda y la economía. La media de edad de los integrantes del podio de la carrera elite era inferior que la media de los tres del cajón sub 23. Desconozco si es la primera vez que se da, pero raro resulta. Como en la economía, si se da esta circunstancia, es que algo gordo pasa.

Así vemos que el mayor del podio de los grandes fue Lars Van der Haar y que éste no pasaba de los 23 años. Sus dos acompañantes se movían en la veintena escasa. La noticia aunque curiosa sí da una pista: el futuro ya está aquí. Si hace unos días apuntábamos que el cambio en el ciclocross internacional se estaba produciendo a ritmo tranquilo, nos equivocamos, se ha hecho de golpe.

Porque en Tabor, muchos miraron a Sven Nys, como síntoma de agotamiento de la “vieja generación”. Sin embargo la debacle de Nys, inevitable tarde o temprano, ha sido la guinda. Han sido todos los de la vieja guardia los que han fallado, todos sin excepcion, incluido el discreto y no siempre bien ponderado Kevin Pauwels, ganador de la Copa del Mundo y otra vez fuera de algo grande en el Mundial.

La temporada de ciclocross amaneció gris, con las vistas en la suerte de lo que quisiera hacer Nys ésta y la siguiente temporada, y la ausencia segura de Niels Albert, sin embargo creo que hemos vivido algo mucho más grande, una irrupción como no imaginábamos en una temporada sin puertas, abierta a muchos e interesantes nombres.

Cuán se ha de agradecer ese día que Aert y Van der Poel prescindieron de correr sub 23 por los elite. Envalentonados por su temporada entre los mayores, fueron dueños de su suerte desde el principio, sobretodo el campeón, que no hubo momento en que no encabezara la carrera. Qué gran honor para este apellido que pasa de eterno a legendario y eso que entronca por parentesco con los Poulidor. Éste no acaba segundo.

Van der Poel ha dicho que al menos hasta 2017 seguirá en ciclocross. Aert quiere la revancha por creerse superior e injustamente derrotado en Tabor. Por suerte no tenemos casos Boom y Stybar en el corto plazo. Niños que han venido para quedarse, por el momento, excelente noticia en un año lleno de dudas sobre el futuro tan recluido geográficamente de esta modalidad cuya presencia en los Juegos Olímpicos ni siquiera se prevé.

Imagen tomada de Zikliamatore

INFO

Prueba estos días Nacex y su servicio para llevar tu bicicleta everywhere… ni colas, ni cargados con equipajes…

1

Publicidad

Deja un comentario