Connect with us

La Dauphiné pone a prueba el “método Teide”

Opinión ciclista

La Dauphiné pone a prueba el “método Teide”

Mediolanum – Giro

Dice la web de Paradores Nacionales que el Parador de Las Cañadas del Teide “es una casona de montaña camuflada entre el paisaje, con impresionantes panorámicas sobre el cono del volcán, la caldera de Cahorra y la Montaña Blanca. El aire aquí es limpio y reponedor, el mar de nubes hace de éste un lugar idílico…”. Dicen los ingleses que el Team Sky descubrió este lugar, que lo abrió para el ciclismo, que incluso dirían que ha perdido exclusividad porque los demás, nenes malos, les copian y se van hasta la cima más alta de España para entrenar y preparar sus citas.

Sea como fuere el lugar podría añadir a sus cuñas que durante varios días ha tenido a tres huéspedes de calado, nada menos que los tres grandes aspirantes a ganar el Tour de Francia, los nombres que surgen en cualquier quiniela y que salvo inesperado desarrollo posiblemente se disputen la prenda más gloriosa del ciclismo. Sí, en la misma casa, en los mismos parajes, no sabemos si los tres con habitaciones con vistas al cono volcánico, han estado Chris Froome, Alberto Contador y Vincenzo Nibali. Poca broma, entre los tres suman siete grandes vueltas repartidas así: tres Tours, dos Giros y otras tantas Vueltas. ¿Se habrán visto? ¿habrán hablado?

Y ahora, como cogidos de la mano, coinciden los tres en la Dauphiné, la carrera que como en los buenos tiempos siempre sirve de test, a tres semanas vista del Tour de Francia. Dado que Alejandro Valverde ha causado baja, el trébol de favoritos se da cita en la segunda ciudad francesa, Lyon, para completar ocho días de competición que han eliminado el rastro de una crono larga, esa por la que tuvo que pasar Contador doblado por Porte hace un año, y han potenciado algo la montaña finalizando en la estación de Courchevel, ese sitio donde Richard Virenque ganó a Jan Ullrich hace 17 años cuando el ciclismo iba hipervitaminado, no como ahora donde todo es transparente y claro.

Pero vayamos a la situación de los tres grandes nombres de la carrera del Delfinato. Por un lado Froome, que parte con el dorsal uno y la responsabilidad de afinar un punto de forma que ha sido muy irregular este año, saboteado por las enfermedades varias y variadas que este año han mermado al Team Sky. No sé si hubo exceso de cohabitación entre sus miembros, pero las dolencias se han transmitido a modo virus entre varios de sus mejores ciclistas, al punto que casi los mejores resultados del equipo los ha firmado el apartado Bradley Wiggins.

Alberto Contador por su parte llega a este mini Tour con las mejores sensaciones desde 2010, en una edición que fue víspera del Tour del chuletón. El doble ganador del Tour se mostrará mucho menos ansioso que hace un año, con un buen palmarés en el zurrón pero con una duda que el tiempo no le ha resuelto: ¿Será capaz de batir a Froome en plenitud? Veremos.

Y luego Vicenzo Nibali a quien le debió coger morriña ver a su pequeño Fabio Aru hacerlo tan bien en el Giro cuya corona renunció a defender. Sin ser el más favorito de los tres Nibali llega a la Dauphiné presionado, incluso verbal y públicamente por el manager de su equipo Alexander Vinokourov, que como buen kazajo no entiende de relajación. Nibali ha completado una temporada anónima, raro en él, sin victorias ni puestos destacados con el único intangible de ser el único gran ciclista que lo intento de lejos en San Remo a pesar de no estar en su mejor momento.

Siéntense, pongan la tableta o PC, porque Teledeporte hace dejación de su compromiso con el ciclismo, y vean esta Dauphiné, un aperitivo grueso y destacado de lo que puede ser el Tour, rara vez decepciona y lo que cuenta es bueno para tenerlo en cuenta en la grande de julio.

Imagen tomada de elcontragolpe.net

INFO

Quiero invitaros a ver el documental “Testimonis”, el documental de Miquel Poblet narrado por sus contemporáneos e impagables imágenes de la época. Todo bajo la batuta de mi amigo Jordi Escursell con quien una vez más tuve la suerte de trabajar para dar lugar a esta pieza que si bien está en catalán se entiende perfectamente. UN dibujo cariñoso de la época y vida de un ciclista irrepetible.

Labrava
2 Comentarios

2 Comments

  1. Carolina

    8 de junio, 2014 at 23:01

    El duelo a tres va a ser interesante, ahora en la Dauphiné y dentro de unas semanas en el Tour.
    Un buen tirón de orejas para teledeporte!!! Está claro que el CICLISMO no entra en sus presupuestos.

  2. Pingback: El turismo ciclista, esa asignatura pendiente - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Podcast GIRO ITALIA

Facebook

Lo más popular

Categorías

Inicio