La dirección del Etixx

0
33
vistas

Este año el Etixx no viste el negro que llenaba hace 365 días su maillot, pero su dirección y resultados siguen siendo igual de oscuros. Entenderme, el equipo belga es una multinacional del triunfo, un equipo al que se le suponen el 99% de las muchas victorias que le caen en el saco. Ganan y mucho, eso es obvio, pero es que no puede ser de otra manera, tienen casi tantos corredores como capos y la propia inercia les lleva a ganar.

Sin embargo, hay victorias y victorias porque carreras no dejan de haber todos los fines de semana como una vez me dijo un proveedor de un equipo profesional. Puedes ganar el Qatar, el Haut Var o una etapa de París-Niza, que contará lo mismo que una clásica de pavé tipo a Gante.Wevelgem que acabamos de vivir, pero sentimentalmente las cosas no son iguales, no pueden serlo, sobre todo cuando los mentores del equipo azul admiten debilidad por las clásicas flamencas y éstas han constituido la base de su palmarés histórico.

Publicidad

Lefevere ha tenido ganadores de Roubaix, de Flandes, de Gante, de E3, si hasta ha copado podios, y no una vez. No puede serle indiferente porque además monta en cólora cuando las cosas no le salen bien. Así lo hizo entender en Harelbeke llamando varias cosas, y ninguna bonita a sus rivales.

Pero, Patrick ¿cómo quieres que te ayuden teniendo tres o cuatro bazas de primer orden? lo que no es normal es ver siempre un Etixx conducir las persecuciones, por detrás, eso es lo que no es normal, ni tampoco cuajar campañas como la anterior y persistir en los mismos errores. Hay ceguera con Tom Boonen y todo se le supedita y sólo la irrupción de Gaviria parece hacerle sombra.

Ver un caballo ganador como Niki Terpstra tirando de carro para otros duele a los ojos, como ver a Trentin, Stybar o Tony Martin. Pero ¿cómo es posible que Sagan pille todas las escapadas y un Etixx ninguna?.

Tienen en definitiva lo que se merecen, un casillero a cero, que duele más cuando incluso ciclistas como Michal Kwiatkowski empiezan a ganar en carreras de adoquines como lo había logrado con ellos.

Quedan Flandes y Roubaix, los premios gordos, pero si algo queda claro de lo visto es que más allá de las conjuras astrales y conjuro mundiales, al Etixx le sigue pesando una estrategia muga alejada de la grandeza que se le presupone.

Imagen tomada de Etixx-Quick Step

Deja un comentario