La duda que corroe a Tom Boonen

1
12
vistas

No lo olviden,  ténganlo presente. En las semanas sucesivas verán muchas veces a Tom Boonen en sus pantallas. Sepan que cuando le vean rodar y atacar de esa forma tan característica, sacando chepa como Luis Ocaña, estarán viendo una leyenda, algo único, un auténtico mito, en su casa y fuera de ella, en el mundo.

Es obvio, lo hemos visto muchas veces, que los equipos gestionados por Patrick Lefevere tienen una carga jerárquica muy pesada, a veces tanto que su sola mención implica un lastre. En tiempos de Mapei, cuando los azules eran rodillos sobre el adoquín, siempre desde el coche se marcaban claras las instrucciones sobre el orden de entrada en meta cuando el pescado se movía entre varios de los suyos. Siempre fue así. Así sigue siendo.

En la Het Niewsblad, el Etixx- Quick Step gozó de una situación que ni soñada. Tres ciclistas en vanguardia en un corte de cuatro y un cuarto hombre en el grupo perseguidor, que es de tres. Es decir, en algún momento, por bizarro que pareciera, en el coche de Peeters, quien lleva el volante de los belgas, podrían soñar con primero, segundo, tercero y quinto, opción plausible viendo lo bien que remata Stybar y lo mal que sentencian Vanmarcke y Van Avermaet, sus compañeros de atrás.

Sin embargo ocurrió lo que ocurrió, como mil veces hemos leído y escrito. Pero leyendo entre líneas, viendo el desarrollo, queda claro que al Etixx le arrastró el plomo de la jerarquía autoinfrigida porque quisieron llevar a Boonen lo más cerca posible para que rematara casi a placer. Si alguien se tuvo que sentirse abandonado en Gante, ese fue Nicki Terpstra quien perdió una carrera sin comerlo ni beberlo por acatar las órdenes.

Terpstra fue como el Sylvain Chavanel de Flandes 2011 o el bloque del Quick Step en la última Ronde, cuando todos esperaban a Boonen y les mató Cancellara. Y si nos remontamos más atrás, Terpstra fue el Bortolami, el Taffi y otros tantos que perecieron a los designios verticales de Lefevere, el mismo que pensó que Uran no debía arriesgar por seguir a Quintana en el Stelvio.

Sin embargo para Boonen subyace una duda y saber si lo que ocurrió en el desenlace de la primera clásica es circunstancial o real. Es decir saber las causas de porque un ataque a poco de meta muera en la orilla porque un ciclista, con dos compañeros suyos a rueda. Boonen tuvo arrestos de rabia en la Kuurne, pero tras dos primaveras negras, no parece que para el siempre joven Tom, las oportunidades vayan a ser eternas.

Imagen tomada de FB de Etixx

INFO

Orbea, disponible en los portales de Hello Bici

1.

Los tres portales de Hello Bici –Santafixie, Volavelo & Newbornriders– tienen toda la oferta de Orbea para sumar un canal más a la red de la marca vasca que este año celebra 175 años actualizando su oferta con fixies y bicicletas para niños, la premiada Grow, con un diseño especialmente reconocido. Orbea se suma a un catálogo de primera línea con Cinelli, Brooks, Deda Elementi y Aerospoke.

Publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario