La enésima oportunidad para Richie Porte

0
7
vistas
Richie Porte in the 2015 Australian TT championships

Las vidas de un ciclista no sé si son las mismas que se le atribuyen a un gato, pero algunos se hacen acreedores a un crédito que, sin ser ilimitado, se estira y se estira como pocos merecen. En ese plano está Richie Porte, australiano, 31 años, desde hace cuatro temporadas en el Team Sky, tras correr una con Alberto Contador, y ahora preparando los bártulos para meterse en el BMC.

El año de Porte, el 2015 que acaba, ha sido paradigmático de lo que es este corredor. Ya en enero y febrero estaba bien, a tono, ganando la jornada reina del Tour Down Under, dando espectáculo y descolgando una de las sensaciones de la campaña, su compatriota Rohan Dennis. Le dejó por “bemoles”, a cambios de ritmo brutales, con una contundencia de esas que quedan en la retina.

Publicidad

Posteriormente encadenó dos vueltas del WT de la dificultad de París-Niza y Volta a Catalunya, una carrera plagada de estrellas y sin contrarreloj. En vísperas del Giro, se fue al Trentino y sumó una nueva carrera a su causa. Tres vueltas, antes del gran objetivo, la corsa rosa, no podía haber mejor tarjeta de presentación hasta que afrontó el reto de la temporada.

Y en el Giro pasó lo que ha pasado otras tantas veces, cuando Richie Porte está ante lo importante, se diluye. Cierto es que está ese estúpido affaire con  Simon Clarke y la rueda que le dejó –muestra de que el desconocimiento del reglamento es un mal muy extendido- pero lo cierto es que por A o por B, Porte se siente más cómodo o en carreras menores o en labores de asistente y ello quedó demostrado en el Tour, donde su rendimiento circular pasó de dejar a Nairo Quintana en la Pierre de Saint Martin a sumirse en la tercera línea de gregarios del Team Sky.

Caso curioso, éste de Porte, un corredor que maravillara el año que explotó, hace cuatro, que prometiera mucho desde siempre pero que nunca ha cumplido con la expectativa. Ahora le veremos en tesitura de capitán de equipo, al menos para eso se le ficha en el BMC, donde cuentan con un líder de su mismo patrón, Tejay Van Garderen, el americano que brilla mucho pero que en el Tour, su gran objetivo, por lo que sea nunca se ha despachado a gusto.

Imagen tomada de www.richieporte.com

Deja un comentario