La extraña obsesion de Rui Costa con Cristiano Ronaldo

0
27
vistas

Para Rui Costa no está resultando sencillo este inicio de año. Aunque él siempre fue una rueda vigilada, cierto halo de sorpresa envolvió sus mejores momentos. Ha ganado grandes carreras corriendo a pelo, siendo agresivo cuando tocaba, pero con ases bajo la manga, siempre, bien guardados, a buen recaudo. Ases escondidos que, ahora con el maillot arco iris en ristre resultan complicados de disimular.

Son varios los segundos puestos que jalonan el palmarés de este excelente ciclista portugués en lo que llevamos de curso. Su mejor momento fue la París-Niza, en la que quizá extrañó algo más de dureza y definición en los recorridos para plasmar el nivel que realmente tiene. Que le ganara Carlos Betancur, un gran corredor, pero en apariencia de menor caché, da la medida de esa carrera rara que llaman del sol por tomar siempre camino hacia el sur.

Quienes me han hablado de Rui Costa siempre coinciden en lo mismo: tratamos de un competidor con una autoestima elevada. Es una persona encantada de conocerse, y no lean esta frase como algo peyorativo, ni mucho menos. Desde siempre, casi desde su primera carrera por no ha tenido problemas en imponer la calidad que atesora. No sé a qué corredor del Caisse d´ Epargne le dijo en uno de sus primeros días en el máximo nivel que le bajara a por bidones al coche. Quizá Chente, no recuerdo con quién fue, sólo que era un peso pesado en “chez Eusebio”, ahí donde los pesos pesados son realmente “pesados”.

Los dos últimos años Rui Costa, quien en Google comparte las migajas del protagonismo que eclipsa su homónimo jugador de fútbol, excepcional centrocampista que quemó sus mejores semanas en la Fiorentina, ha sido nombrado mejor deportista de Portugal. En esta elección, que muy bien no sé cómo funciona, ha superado a CR7, sí Cristiano Ronaldo, el fornido y repeinado delantero madridista oriundo de Madeira.

A inicios de esta semana el diario Deia le dedicó esta entrevista al campeón luso. Es curioso que en plena semana grande de ciclismo en Euskadi, y siendo un medio con arraigo en la tierra, se dedique el titular a Cristiano Ronaldo a algo tan obvio como que está no un escalón, sino a una distancia sideral, de Rui Costa en un invisible barómetro que incluiría variables como conocimiento, nombre y dinero. No incluyo prestigio porque Rui es campeón del mundo de su deporte, cosa que el astro de Madeira no, así lo atestigua el firmante del artículo.

Con todo no entiendo necesaria esta especie de deriva que alcanza la conversación hacia  ver quién la tiene más larga, sobre todo cuando importantes retos, retos de verdad, se le avecinan a este luso que tiene grandes responsabilidades en los próximos días tales como honrar el maillot que lleva, demostrar que él sí que es capaz de sobrepasar el gafe y al mismo tiempo conseguir ganar con una prensa en la espalda de las que pesan y te marca a fuego ante los rivales.

Foto tomada de www.ciclo21.com

Publicidad

Deja un comentario