La historia de la historia se escribe en Covadonga y sus Lagos

0
23
vistas

Lo que en las crónicas musulmanas de la época se trató de escaramuza, cogió auge en las huestes cristianas como gran gesta al punto de suponer punto de arranque en la Reconquista. La batalla de Covadonga fue la pieza angular en la mitomanía de la España cristina que sobrevivió a las embestidas árabes. Pelayo, un privilegiado de la sociedad goda, tomó el liderazgo para demostrar que en los horribles valles asturianos el enemigo podía ser derrotado e incluso obligado a retroceder.

Venga Carlos

El precioso paraje de Covadonga fue punto de inflexión para el ciclismo. La Vuelta a España era en principios de los ochenta una carrera moribunda. Luis Puig desde su posición en la UCI salvó la grande nacional que sanaba las heridas que le supuso la salida del País Vasco ante tanto motín y boicoteo.

La carrera llegó a la edición de 1983 en un entorno sencillamente complicado. Una crisis económica a nivel país añadía fuego a la situación. Ello no impidió que la carrera tuviera por primera vez televisión en directo testimoniando la que para muchos fue la mejor edición de los tiempos. A la tremenda remontada que Bernard Hinault infringió en Ávila, se añadieron otros pasajes pero ninguno como esa verde y tremenda ascensión al emblemático paraje lacustre de Covadonga.

Marino Lejarrerta, uno a la espalda y enjutado en azul, se resarcía del mal momento de los abanicos de Soria, con una exhibición redonda que abrió las puertas de los lagos al ciclismo. La Vuelta ya tenía un nuevo espejo donde mirarse, en unos momentos donde innovar y encontrar lugares carismáticos no resulta tan sencillo como ahora, pues entonces muchas de esas cuestas “ciclables” no estaban ni asfaltadas.

Con los años los Lagos de Covadonga se ganaron una merecida fama internacional. En ellos han ganado los mejores escaladores del mundo. El Mirador de la Reina, la Huesera,… entraron en la toponimia ciclista a rebufo de Lucho Herrera, Pedro Delgado, Laurent Jalabert, Pavel Tonkov, Eladio Jiménez,… hasta Carlos Barredo quien no anda en sus mejores momentos.

Publicidad

Deja un comentario