La impagable labor de los verdaderos resortes del ciclismo

0
2
vistas

Manresa acogió este domingo una carrera de ciclocross, la que hacía de ecuador de la Copa Catalana. Al mismo tiempo en Sant Boi de Llobregat se realizaba la primera macha de BTT. Unos por la competición, los otros en ocio. Escojo estos dos ejemplos por a proximidad en el tiempo, por que tengo un conocimiento más o menos directo y por qué en ambos casos sus actores dieron cuenta de los prolegómenos en Facebook.  Lo que viene a ser un proceso idóneo ahora que tanto hablamos de ciclismo 2.0.

Como digo hablo de estos dos casos, pero es extensible a las 52 provincias de España y no sé cuántas comunidades. El ciclismo es un fenómeno atemporal. Para quienes lo organizan. Es fundamental el voluntarismo, que otras veces dijimos debía compenetrarse con la profesionalidad. Trabajo abnegado, solidario, iluminado por la ilusión: eso también es “hacer ciclismo”.

Hablamos con uno de los mentores del ciclocross manresano. La labor se extiende toda la semana de antes. Nos comenta Angel Soler: “El diseño del  circuito lo teníamos desde hace días. Ha sido una labor compartida entre Xavier Martí y yo, luego se sumaron miembros del club (Esport Ciclista Manresà) durante la semana. La labor ha consistido en aderezar el circuito, cortar hierbas que sobresalía, raíces peligrosas. El sábado por la tarde lo marcamos y el domingo sólo quedó montar carpas, sistema eléctrico, ordenadores para los árbitros e hinchables”.

Así de sencillo nos resumen desde Manresa el montaje de su ciclocross, una carrera cuyo cartel tuvo al gran Paco Sala ilustrando. Casi al mismo tiempo en Sant Boi, su club ciclista, tan acostumbrado a la competición, a sus chavales, al cuidado de sus equipos de base, colgaba fotografías de la llegada de su marcha de BTT en el estadio de atletismo. Lo hacía su presi, Jesús Ruiz, después, supongo, de estar con Joaquim Rodríguez y algunos de sus críos de la escuela en la rueda de prensa del número uno de la UCI. 24 horas después, ya no queda nada, los participantes se van, las autoridades un poco antes, y queda recoger con la mente, seguro, puesta en un año.

Señores, esto es ciclismo. Abnegación, servicio, incondicionalidad. Lo hemos dicho muchas, veces, que no miles. Este deporte es de abajo hacia arriba, aunque los delirios impidan verlo. Quizá cuando tengamos en cuenta este lógico orden de las cosas, éstas empiecen a cambiar.