La insufrible retórica de Alberto Contador

3
10
vistas

La jornada de Mirador del Sol del Tour de San Luis volvió a tener a Alberto Contador como estrella rutilante. No nos mal interpreten. La actitud de Contador es loable. No va a pasear a las carreras. Honra lo que los organizadores dispendian por tenerle en la salida. No rellena el pelotón, ni sestea en sus entrañas. Eso es elogiable.

Sin embargo hay una segunda lectura de todo esto. Alberto emplea desde hace tiempo un periodista llamado Jacinto Vidarte a quien un servidor conoce de su época en el diario Marca. Abnegado, Vidarte es un currante que no repara ni en domingos, ni en vacaciones ni en fiestas de guardar. Ya se sabe, el deporte no tiene horario de oficina. Ni se ciñe de lunes a viernes. Se alarga en cualquier momento, horario o día.

Alberto le tiene casi como una madre, le hemos visto acompañándole en todos los momentos que se le suponía más en otros que no se le esperaba. En las líneas de meta, en las intervenciones durante el acoso y derribo por su positivo por clembuterol, en sesiones varias,… lo dicho casi como su madre.

Cada semana de carrera Vidarte distribuye las declaraciones del corredor. Las traduce al inglés e incluso las acompaña de cortes de voz. Un trabajo limpio y aséptico pero inútil por que el protagonista es el primero en desacreditarlo. Siempre, y digo siempre, incluso cuando en el Tour la mirada le hierve de ambición, la estrategia de “despresionarse” acompaña u savoir faire. “Que si no llego, que si estoy corto, que si no es un buen momento, que si éste está más fuerte,…”.  Un tono victimista injustificado.

Miren qué decía el corredor en la entrevista que su jefe de prensa divulgó poco antes de correr en San Luis:

 

-¿Cómo te encuentras en estos momentos?

-Con ganas, aunque mi condición física no es realmente buena, voy bastante más retrasado que otros años, pero quiero que sea así. El Tour de San Luis me lo plantearé de forma distinta, al menos ese es el objetivo, ir con más tranquilidad.

 

Esta muesca es la última pero no la única. Con todos los respetos, ¿alguien puede comentarle al ciclista que sea coherente alguna vez en la vida? Sí, que respete los tiempos que él mismo se marca y no transita falsas expectativas cada vez que planea colgarse un dorsal. Porque viene siendo así desde que emplea a este periodista, desde que se viera en la pugna del Tour frente a Michael Rasmussen. Al finalizar cada etapa decía una cosa que al día siguiente desacreditaba con furibundos ataques.

El año pasado en San Luis el ciclista puso toda la carne en el asador pues sabía que corría contra una cuenta atrás ante el inminente fallo del TAS. Ganó dos etapas e iluminó la carrera. Pero esas urgencias no precisaban su empuje en la carrera del presente año. Contador ha ganado una etapa y se ha quedado a un paso del podio de la primera del año, y no olvidemos que estamos en enero. Qué no hará cuando en dos meses.

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. No conozco a ninguno que monte en bici, que diga que se encuentra bien. Todos dicen que le falta un puntito, que no tienen tiempo para entrenar, para luego ¡Zas! sacarte los ojos.

    Da lo mismo que sea profesional o globerillo, la mentalidad es la misma. Mentir para hacer creer que no anda.

Deja un comentario