La lección de John Degenkolb

0
14
vistas

El sábado es una jornada especial, es San José, el día del padre, fin de semana, relax e inicio del núcleo duro de la primavera, es el día de la Milán-San Remo, la carrera más larga de la temporada, incluso más que el mundial. Casi trescientos kilómetros saliendo del cogollo de la Lombardía, atravesando por el Tuchino hacia Liguria y ahí, por la costa de Génova e Imperia, hasta la ciudad que cada año perpetúa alguien hacia la historia del ciclismo.

El año pasado perpetuó a John Degenkolb, como lo hizo con Kristoff, con Gerrans, con Freire y con Cavendish, años atrás. Esta vez el dorsal uno no será de la partida por el desgraciado suceso del pasado mes de enero en la costa de Alicante cuando Degenkolb y varios compañeros fueron arrollados por un coche, conducido por una mujer inglesa en uno de esos virajes que hacen célebre la costa del lugar, célebre por la variedad de terreno, por la temperatura y también porque los coches no son mayoría abrumadora como en otros lugares.

1

Degenkolb, que quiere volver en el Tour, tuvo un accidente dolorosísimo: desgarro en un dedo, corte profundo en un muslo,… dolor, sangre y de él no hemos visto más que buenas palabras, sonrisas y buen ánimo.Ya en el avión de vuelta se le vio sonriendo entre vendajes y heridas en el mismo avión, Luego vino el “invento” que se montó para hacer una especie de rodillo sin necesidad de apoyar sus maltrechas manos.

Hoy mismo he leído que “la conductora ha sido también una víctima. Asombroso, realmente digno de nuestra admiración, Degenkolb no sólo es un grande en la ruta, el año pasado emuló a Kelly ganando San Remo y Roubaix, también lo es fuera de ella, quitando hierro a un accidente tristísimo que nos puso el corazón en un puño una mañana de sábado. Una lección, más en estos tiempos, que las cosas no andan en su mejor momento entre ciclistas y conductores.

Dibujo de @Zapa9MFS

INFO

Los mejores remolques para llevar tu bici…

Publicidad

Deja un comentario