La Lombardía ya no tiene “hojas muertas”

2
3
vistas

Este año Lombardía parece, digamos, que llega con expectación. Todo el mundo asiste a la última gran carrera de la temporada, al menos tradicionalmente, pues aún quedará el trecho de París a Tours y pruebas varias y advenedizas, como una especie de revancha del Mundial. El ciclismo español presenta un casi pleno de bazas, todas con sus opciones y debiéndose a diferentes casas, con lo cual se eliminarán las servidumbres y paripés varios. A última hora, vaya por Dios, Alejandro Valverde no será de la partida. Sigue su idilio, irónicamente hablando, con Italia.

Un breve cruce de tweets con la gente de Urtekaria, nos concibió conceptualmente el significado de clásica. Se entiende por la misma una carrera histórica, con recorrido más o menos propio y diferenciado y gran arraigo en el lugar. En ese caché no entra cualquier evento, por ejemplo los puretas no se atreven a encasillar la Milán-Turín en ese estatus, quizá por ser una carrera más corta que los monumentos al uso, aunque su antigüedad sea inigualable.

La edición de Lombardía que rodará por entre los lagos alpinos será la número 106. Desde tiempos inmemoriales esta carrera se llama la de las hojas muertas. Caen al “calor” del otoño que entra sigiloso. El mal tiempo ha sido seña de la carrera, el viento, frío y lluvia han catapultado a grandes nombres como Tony Rominger, cuyas ediciones recuerdo apocalípticas. Eso sí es clásico, decir adiós, hasta el año que viene el Lombardía, salvo aquellos que, como los había años A, se prodigaran en el ciclocross. Siempre en octubre, incluso en noviembre, la carrera nunca se había corrido en otro mes.

Sin embargo este año Lombardía cae en el último fin de semana de septiembre. Otra tropelía “made in UCI” que puede venga empujada por las obligaciones del calendario con Juegos Olímpicos pero que supone un flagrante exceso para con el calendario histórico. Sea como fuere, ahí queda, Lombardía en septiembre, parece que el año que viene volverá al otoñal octubre. Desconocemos el origen de la desnaturalización cronológica  de la carrera.

Menos mal que, como dice Purito, los italianos lo venden como nadie y responden al atentando histórico emprendido por la UCI con un producto redondo, bien presentado, envoltorio de fresa y culminado con la presentación del Giro de Italia un día después. Para esto, qué duda cabe, “Italy is different, special”.

  • Carolina

    Si la presentación del Giro va al día siguiente de La Lombardia, está claro que se han asegurado la presencia de un buen número de ciclistas.

  • Diego Sánchez

    No tiene hojas muertas, bueno sí alguna se vió en el descenso del muro Sornamo, pero lo que sí tuvo fue una lluvia de dos pares de narices Gran clásica y bonitos parajes italianos.