La mala educación de Roger De Vlaeminck

8
77
vistas

Quizá por mi forma nostálgica de ver siempre la realidad, llámenlo soplo de subjetividad, siempre he pensado que “cualquier tiempo pasado fue mejor”. El ciclismo moderno adolece de ese síndrome, acentuado si cabe por el entorno hostil en el que se desenvuelve, la falta de personal con el carisma y las ganas de trabajar de antaño y las sinergias negativas que se original en su círculo más próximo.
Una manita de cuatro dedos
Recuerdo la época en la que colaboré activamente con el archivo de la Volta a Catalunya. Entre ediciones del Miroir du Cyclisme y l´ Anne du Cyclisme admiraba el ocaso de los sesenta y totalidad de los setenta y las clásicas de entonces. Ojeaba nombres que con el tiempo se me harían familiares. Eran días de grandes, de los mejores. Roger De Vlaemink, Jan Raas, Henie Kuiper, Eddy Merckx, Rudi Altig, Walter Godefroot, Herman Van Springel, Francesco Moser, Eric Leman,… una edad de oro. Preguntaba a mi amigo Ferran Bellfort, el responsable del archivo, y me narraba tardes legendarias. Carreras a cuchillo, el todo o nada en 280 kilómetros. Aquello no volverá.
Por otro lado existe una costumbre, insana a mi juicio, de comparar épocas, corredores y ciclos. Cuál fue mejor, quién hubiera ganado de estar todos juntos,… todo cábalas, pero ninguna certeza más allá de los fríos datos, que además contextualizados merecen matices. Roger De Vlaeminck, un ciclista irrepetible donde los haya, hace poco elegido segundo mejor clasicómano de la historia por los lectores de este blog, ha vuelvo a mostrar que los años no le sientan bien, y quizá tampoco que le igualen los registros.
El “gitano” ha lanzado una andanada contra Tom Boonen minusvalorando sus rivales. Craso error. Primero él compitió contra grandísimos, pero seguro que no todos concedieron en tiempo y forma en las cuatro Roubaix que ganó, segundo que el ciclismo de entonces poco tiene que ver con los iPad´s que dirigen la estrategia de los contendientes y ello empequeñece al ciclista, tercero que las ausencias de Cancellara, Breschel y otros no deben arrugar a Boonen en su empeño, como así fue, y por último que igualar registros de entonces en tiempos presentes resulta mucho más complicado en épocas de “super especialización”. Sin partir de juicios erróneos, todos los puntos relatados creo que suponen una buena piedra de toque para tomar conciencia de que contrastar épocas es un insano ejercicio, que si bien da color en países entregados a todo esto como Bélgica y juego, no hace justicia ni a unos ni a otros.  
Foto tomada Facebook 

Publicidad

8 COMENTARIOS

  1. Hombre, cierto que podía haber tenido la boca cerrada, pero razón como tal no le falta, que Turgot haya sido segundo, con todos mis respetos al francés, pues eso, hoy hay tanta especialización en el ciclista que sí, es imposible que Boonen gane la Vuelta a Suiza, siquiera Lombardía, pero es que ya muy pocos ciclistas de primer nivel se atreven siquiera a correr en Roubaix.

  2. Turgot fue segundo por circunstancias de carrera. Los tres que perseguían a Boonen jugaron a segundos y lo hicieron hasta las últimas consecuencias. Sobre la especialización no hay vuelta de hoja, la modernidad ha traído esto hasta que llegue alguien que demuestre que se puede ganar Roubaix y el Tour como lo hizo Hinault hace treinta años.

  3. Cualquier opinión es válida, pero creo que estoy más próximo a tu punto de vista. Hoy día no me imagino a un corredor tipo Merckx que gane todo tipo de carreras. Además, pensando ya sólo en el material utilizado, parece que estamos hablando de deportes distintos. Comparar épocas no es justo ni para unos ni para otros.

  4. Creo que es imposible comparar corredores de épocas distintas, porque sólo podríamos formular hipótesis subjetivas. Lo único objetivo es el palmarés, los resultados, y con los mismos en la mano parece que Boonen es que cuenta con un mayor número de clásicas en el pavé. Boonen non tiene culpa de los rivales que le tocan ni de competir en esta época, simplemente es el mejor de su generación como antes fueron otros de la suya.En cuanto a la especialización, es un hecho que se está dando (desde hace unos años) en casi todos los deportes, pero en el ciclismo hay ciertos personajes que lo llevan al extremo. Por ejemplo, ¿qué hace Andy Schleck aparte de correr el Tour? arrastrase por el resto del calendario. ¿Cuántas carreras corre Flecha? compite en dos y luego anónimo todo el año. Juanjo Cobo lleva tres días de competición este año… Por eso me gustan corredores tipo Boonen, Sagan o Nibali que siempre compiten para ganar, sea o no "su terreno" y estén en un momento peor o mejor de forma.

  5. Eso que dices Iago es cierto, y creo que desde los propios equipos se tendría que incentivar mayor presencia a lo largo del año por que si las grandes estrellas de este deporte, estando como está, se esconden en sus únicos objetivos lo único que logran es perjudicarlo más

  6. Yo creo sinceramente que Hushovd y Cancellara son tan buenos o mejores que Boonen sobre los adoquines. Ballan, Flecha y Pozzato un puntito por debajo, y luego tios como Chavanel que si corriese en otro equipo, otro gallo cantaría y el año pasado habría ganado flandes…Cancellara por la caída y Hushovd también cayó en Roubaix este año aparte de que puede que no estuviese a tope por enfermedades y mala suerte, han quedado descartados y en ese panorama Boonen se ha alzado entre los Sagans, Van Sumerens, Turgots y demás que están un par de puntos por debajo.Boonen ha hecho un temporadón, pero lo de que no tiene rivales es mentira, ha sido un cúmulo de circunstancias (como el trabajazo de Terpstra caídas de rivales, circusntancias favorables de carrera) lo que le han hecho sobresalir de forma tan exagerada.

  7. […] Erik y Roger De Vlaeminck alimentaron una parroquia, la flamenca, cuya identidad reposa sobre tubulares y su fe entre adoquines. De ellos, Roger distribuyó sus cualidades entre velódromos, campas y adoquines. Aún hoy sigue siendo el vecino ilustre de Eeklo, población equidistante entre los santuarios de Brujas y Gante, donde regenta su tienda de bicicletas cuando no toma parte en proyectos del todo peculiares, como lo fue dirigir la selección de Zimbabwe. También le queda tiempo para lanzar peculiares soflamas. […]

Deja un comentario