Connect with us

La marca “Vuelta a España”

Análisis JoanSeguidor de la Vuelta a España

Opinión ciclista

La marca “Vuelta a España”

La marca “Vuelta a España”

Cambrils ZC, Gran fondo

La Vuelta a España ha logrado hacerse un hueco propio en el imaginario ciclista

Seré sincero, no he podido ver la presentación de la Vuelta a España en directo, pero sí ver algunas partes, a posteriori, y conocer algunos de los protagonistas opinando sobre lo visto. Una primera impresión, muchos excorredores en el acto, como queriendo beber del glorioso y cercano pasado de este ciclismo llamado español.

La Vuelta a España ya conoce recorrido, y sinceramente, sin novedades bajo el sol. Se queda uno frío ante lo que un trazado anunciado, en uno de esos encajes que nunca entenderé.

Cada año el puzzle se empieza a cuadrar desde la prensa local hacia la nacional, y de ésta hacia la especializada y de ahí: el recorrido de la Vuelta a España.

Una cosa es inequívoca, la Vuelta a España ha acuñado su marca, y lo ha hecho bien, sinceramente.

Si miramos diez años atrás, esta carrera no la reconoce ni su madre. Desde el maillot del líder, ahora rojo, desde hace ocho años rojo, antes dorado y mucho antes amarillo, al recorrido, preñado de “cuestones”, y finales en alto al entorno, de la variable primavera y veranos venidos a menos, a tórridas jornadas que funden al más pintado. El Angliru, que ha sido noticia en invierno, lo cambió todo.

La Vuelta a España ha conseguido hacerse hueco en el imaginario, ha hecho marca. Si el Giro es clásico, tifosi, Dolomitas y el duomo milanés, y el Tour “c´ est le Tour”, la Vuelta es roja, pasión, calor y dureza, como nunca se hubiera planteado cuando la pasaron a septiembre.

La Vuelta a España se ha hecho una marca al revés, a través de un recorrido que por emblemático ya resulta  hasta previsible. Dureza de menos a más, pero salpicando cada recodo del recorrido, un par de llegadas inéditas o menos divulgadas, algún símbolo, sea Lagos por ejemplo, una crono después de la segunda jornada de descanso y etapa emblemática a 24 horas de Madrid.

Y esta vez la jornada de marras será en Andorra, el principado que de un tiempo a esta parte sabe que en el ciclismo tiene parte de la medicina a los males que acusa su turismo.

Una jornada de esas que dicen corta la respiración, similar a la que causó estragos hace tres años y ganó Mikel Landa. Una jornada de ciento y pocos kilómetros y 4000 metros, toma ya. La Purito y Purito han marcado tendencia.

Antes por eso, hay mucha Vuelta y mucho de Vuelta. Desde el primer fin de semana, en ese descubrimiento llamado Caminito del Rey que Chaves pusiera en el mapa, a las trampas repartidas entre Murcia y Galicia, sin obviar La Covatilla.

Hay jornadas de todo, algunas de perfil feo: la citada Covatilla, La Camperona y Naturlandia, esa subida que empieza entre viñedos, asómbrense, de albariño. Luego Lagos con Fito, dos veces, y jornada por Granada, final en Alfaguara, que limará las piernas.

Entre las novedades, la llegada a Praeres, 23% de máxima en algunos tramos para celebrar el día de Asturias, y el Monte Oiz, en la réplica de la Itzulia en el corazón de la Vuelta a España.

Añadidle la crono cántabra, entre la villa de las tres mentiras, Santillana del Mar, y Torrelavega, y tendréis eso, la marca “Vuelta a España”.

Puesta de largo, presentación y conocimiento del recorrido, en jornada completita por Estepona, presencia de celebridades, buenas intenciones, mejores palabras pero ¿alguien habló de Froome?

Imagen tomada de FB de La Vuelta (Unipublic/Photo Gomez Sport)

INFO

Conoce rincones, sube puertos de la Vuelta con Bkool desde el salón de tu casa

Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Opinión ciclista

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio