La mejor etapa de nuestras vidas

1
21
vistas

A saber, quienes hemos visto a Miguel Indurain, quienes bebimos de la mágica generación anterior (Perico, Pino, Marino, Peio, Gorospe,…), quienes aborrecimos el rodillo de Lance Armstrong, el ciclista que no está en los anales, pero sí en la retina, y todo lo que vino posteriormente, tenemos una etapa a la que siempre recurrimos cuando hablamos de ciclismo de verdad, ciclismo de quilates e inolvidable. Cuando me preguntan por la mejor etapa de nuestras vidas, la señalo y la marco a fuego.

Recuerdo, como si fuera hoy, y hace 22 años de ello, verla, simultaneando el Rolland Garros con Sergi Bruguera e incluso el Gran Premio de Mónaco con la retransmisión en Tele Cinco, asombrados, del Giro de Italia. Sí, hablo del día de Aprica, del Mortirolo, de una etapa increíble, de uno en uno, como sólo en ese maldito paraíso que son los Dolomitas.

#DiaD 5 de junio de 1994

El Giro de 1994 camina por a bota con la sensación de que el orden establecido está en entredicho. Hay un rubio, un ruso que camina como los ángeles, llamado Eugeny Berzin, que domina la prueba en sus capítulos iniciales. Golpe en Campitello Matese y arrasa en la crono llana de Follonica. Indurain, Miguel Indurain batido en un test en solitario. Alarma.

Las cosas pueden volver a su sitio en una etapa que atraviesa el cogollo de los Dolomitas, de Merano, en donde el día anterior había ganado en solitario un ciclista joven pero calvo, Marco Pantani, a Aprica. Por medio tres colosos, de más a menos altitud. Primero el Stelvio, entre pareces heladas e incipiente bruma. No pasa nada, más allá del desgaste mellado en las piernas de los ciclistas.

Luego el Mortirolo, palabras mayores, estalla todo. Desde la base arranca Marco Pantani, el chico calvo del día anterior, el jovenzuelo que amenaza con eclipsar a Claudio Chiapucci. Con Pantani van Armand De Las Cuevas, el boxeador frustrado, y Berzin, saltarín, rubio, maglia rosa. Indurain, quieto atrás.

Pasan penosamente los metros, y el ritmo de Pantani pasa factura. Cae De las Cuevas, Indurain le supera por detrás. Cae Berzin, el rodillo navarro le caza, le madura y lo deja antes de la cima. En el descenso Indurain va camino de encarrilar su tercer Giro, coge a Pantani y hace frente común, con Nelson “Cacaíto” Rodriguez como testigo de todo aquello. Queda la tercera subida, la más sencilla, un trámite llamado Valico di Santa Cristina.

Pero el trámite se atraganta. Pantani arranca e Indurain se queda, muerto, maltrecho y seco. La ventaja que le ponía en disposición de ganar el Giro se esfuma. Hasta Claudio Chiapucci le supera llegando de atrás, del fondo, en los infiernos por donde un líder más sólido de lo previsible, Berzin, rema y rema con una ristra de rivales a su rueda para liquidar el sueño de Indurain.

Han pasado 22 años, la jornada no fue propicia para el corredor que por muchas cosas enamoró a una generación, pero no lo olvidéis, cada vez que apreciéis una etapa como la del viernes pasado con el Agnello y Risoul, seguro que la compararéis a aquella entre Merano y Aprica y os preguntaréis si esa fue la etapa de vuestra vida.

INFO patrocinada por 226ers

1

226ERS forma parte como partner de la carrera benéfica París-Módena organizada por Maserati.

La carrera, que se celebra por tercer año consecutivo, carece de cualquier espíritu de competición y su único objetivo es que los participantes lleguen todos juntos a la meta. Dicha aventura está reservada a 35 ciclistas que viajarán por Francia, el Principado de Mónaco y la Italia norte-occidental, para alcanzar Módena en sólo cinco días.El recorrido, durante el cual se alternarán tramos en bicicleta y en coche, permitirá a los participantes admirar maravillosos paisajes.

Para poder disputar la prueba cada uno de los deportistas deberá pagar 3.200 euros y comprometerse además a donar otros 600 (un euro por cada kilómetro recorrido de la prueba) a la asociación “Réves” de ayuda a los niños gravemente enfermos.

La marca española 226ERS participará como proveedor oficial de suplementación deportiva, empujando a los atletas como patrocinador oficial de nutrición. Para ello suministrará sus productos a los corredores al inicio de cada tramo de ciclismo, así como en los avituallamientos previstos a lo largo de los mismos.

El CEO de la marca, Jesús Sánchez, y el director del Endurance Research Lab (área de I+D de 226ERS), Guillermo Olcina, formarán parte de los 35 corredores que cubrirán la ruta en bicicleta.

La carrera dará comienzo el sábado 4 de junio, cuando los campeones deportivos internacionales inscritos, junto con ciclistas aficionados, saldrán desde la Embajada de Italia en París. Estarán acompañados por el expiloto de F1 Paul Belmondo, que es el embajador del evento. Desde allí se transportarán a Orléans, donde tomarán un avión que les llevará al circuito de Le Castellet.

El domingo 5 de junio continuarán su viaje primero en bicicleta hasta Saint Tropez y después a bordo de una flota de vehículos Maserati hasta el Principado de Mónaco, donde pernoctarán en el magnífico Hotel Hermitage.

Durante la tercera etapa del tour se llegará a Italia: los ciclistas llegarán a Sestri Levante a bordo de una flota de Maserati para posteriormente reprender la marcha en bicicleta hasta alcanzar las maravillosas cuevas de mármol de Carrara. Los pilotos pasarán la noche en Toscana, en el Bolgheri.

El cuarto día los participantes atravesarán la Toscana para alcanzar el cuartel general de las Bodegas Antinori, en Bargino, cercano a Florencia. La cena y la noche la pasarán en Tignanello, en los viñedos que dan origen a los largamente premiados vinos Solaia y Tignanello.

La última etapa del tour cruzará Florencia hasta llegar a Mugello y finalmente a Módena, en la sede histórica de Maserati. En el cuartel general de la empresa los ciclistas realizarán una visita privada a la fábrica de Maserati y al Museo Panini, una de las más importantes colecciones privadas de Maserati históricos en el mundo.

226ERS es una de las marcas españolas de referencia en nutrición deportiva, centrada principalmente en deportes de resistencia como triatlón, ciclismo, running, etc. Su gama de productos permite a los deportistas cubrir las necesidades de suplementación y recuperación tanto en su entrenamientos como en las pruebas en las que participan.

En 2015 inició su presencia internacional en Italia, Dinamarca y Alemania, y en 2016 continúa su estrategia de presencia internacional tanto en Europa como en Latinoamérica.

1 COMENTARIO

  1. Quien no recuerda esta antológica etapa del Giro del 94, con una ascensión épica de nuestro navarro al Mortirolo y de su relativo atasco en Santa Cristina.

Deja un comentario