La mejor selección posible

0
11
vistas

Hace tres años, cuando Purito y Valverde se quedaban en las plazas bajas del podio de Florencia, mirábamos al futuro, escrutando qué opciones le quedaban principalmente al murciano, el ciclista con más podios en la historia de los mundiales, para ser campeón del mundo. Había pisado varias veces el segundo y tercer peldaño, pero el ansia por verle en el primero nos podía. Mirando, como digo, las opciones futuras, todos coincidíamos que había un año, 2016, y un lugar, Qatar, en el que mejor dedicarse a otra cosa.

Ese año ha llegado y estamos en vísperas de ver a parte del mejor pelotón del mundo jugarse en Qatar la salida del próximo arco iris. Un mundial insulso, como un enfalograma plano, sin más atractivo que el daño que pueda propiciar el viento en el primer tramo, es el menú que nos sirven para la que consideramos la carrera más bonita del año.

España, tierra de escaladores y algún buen todoterreno, se ve perjudicada en la elección del lugar y del perfil de la nueva cita mundialista, como también se vio lastrada cuando en los Juegos Olímpicos primaron las carreras de velocidad sobre las de fondo. Es lo que tiene el monocultivo, que en ocasiones, la realidad y la inercia de las cosas, como que Qatar acoja un Mundial, te dejan fuera de juego. Los sprinters nunca han tenido gran recorrido en España, ni en sus equipos.

Tras hacer el corte sobre los preseleccionados, Alejandro Valverde no estará en la península arábiga, lógico y normal, habida cuenta de sus opciones y de la cargadísima campaña que lleva a las espaldas. De ese primer listado han caído unos cuantos más, pero han emergido nombres que sinceramente pueden darnos una sorpresa, por mucho que veamos con ojos escépticos la cita.

Creo que deberían ser los mundiales de Castroviejo, que el año pasado quedó a un paso del podio y en esta ocasión llega con la confianza de los juegos y el refrendo del europeo. Habrá tiempo de hablar de él, porque no nos engañemos, la carrera reina del mundial es el fondo y ahí la cosa es una moneda al aire.

Una carrera como la de Qatar es tan llana que a veces hasta lo más inverosímil puede pasar. Sin baza clara la selección de Mínguez no tiene ni responsabilidad ni personalismos. Es la mejor selección que se podía llevar y las circunstancias me recuerdan mucho a aquellas que llevaron a Oscar Freire a campeón del mundo has 17 años.

Juanjo Lobato, Carlos Barbero,… no nos rasguemos las vestiduras porque hablemos de ciclistas que no están en el primer escalón de las apuestas, pues llevamos muchos años estando en la vanguardia de los vaticinios y qué nos hemos comido, medallas, podios, puestos de honor,… hechos que tienen mérito, pero lo que son títulos desde Freire en Verona 2004 “rien de rien” y venimos de los años de Samuel, el de “las piernas increíbles”, Valverde y Purito, haciendo el canelo en Florencia, las frustraciones de Freire y cía….

Foto tomada de RFEC

INFO

Toda la gama de ropa Movistar

Publicidad

Deja un comentario