Connect with us

La mejor virtud de Sagan es su insistencia

@JoanSeguidor

La mejor virtud de Sagan es su insistencia

Un buen plan de domingo, de este último domingo en Fermo, era ir a hacer turismo a esta bella localidad de las Marcas, con el Adriático no lejos y disfrutar de una sobremesa de ciclismo por uno de esos muros empedrados que atraviesan una bella ciudad medieval que ha puesto marco a una bella, otra más, etapa de la Tirreno-Adriático.

Fermo fue una trampa que parte de los mejores ciclistas del mundo no escatimaron en probar, dándonos uno de esos días que a veces pone en solfa lo mejor de este deporte, mezclando un poco de todo, buenos ciclistas de vueltas por etapas con clasicómanos, dando por resultado un paisaje tan atractivo como singular.

Pasa, por otro lado, que generalmente en todos los paisajes está Sagan, Peter Sagan, el perejil de todas las salsas, desde hace año y medio el hombre del arco iris, desde hace mucho más un corredor que nació bendecido.

Escribir sobre Sagan significa correr el riesgo de ser redundante. Al eslovaco se trata de genio, de único, de divo, casi si me permitís, sin embargo queremos ser algo más originales, y entre todos los rasgos que definen al eslovaco queremos destacar uno que además tenemos por seña en la vida: Sagan es insistente y es en ese espíritu de permanencia donde se sobrepone cada paso. Cambiarlo todo para que todo siga igual.

Si miramos las últimas dos campañas enteras de Sagan, al cobijo del amigo Tinkov, y el inicio de ésta, veremos que las victorias aunque abundantes importantes quedan en un segundo plano si la estadística baja un peldaño y vamos a las segundas plazas y puestos de honor. Sagan es un auténtico grano en el culo, una piedra en el zapato, ganará o no, pero siempre está, siempre pervive.

En 2015 se pasó toda la campaña persiguiendo un triunfo grande que le llegó casi en el descuento en el mundial. Por el camino alimentó el ego de Matteo Trentin, de Caleb Ewan, de Van Avermaet,… y otros que tuvieron el privilegio de ganarle. Recuerdo aquella llegada en Gap, cuando ganó Rubén Plaza, Sagan de verde golpeándose el pecho, como expiando sus pecados ante tanta falta de acierto.

Si seguimos escrutando la estadística, veremos que Sagan sólo protagoniza tres abandonos en poco más de dos años de competición. Aquel desgraciado episodio de la Vuelta a España, cuando se fue amargado por el incidente con una moto y la Clásica de Bretaña. Hace unos días dejó la Strade Bianche, en un día en el que no se sentía bien, pero que de haber estado, con esas carreteras y la lluvia, podría haber sido un show verle correr.

Con todo, cuando vemos a los capos de la Tirreno, a Geraint, a Pinot y a un Nairo que va sin cadena, jugarse la suerte en Fermo y Sagan los gana a todos, con la autoridad que Valverde imprimió en Lieja hace dos años, nos preguntamos dónde estará el límite del “most valious player” del pelotón, porque cambiarán los rivales, influirán las circunstancias, pero Sagan seguirá insistiendo.

Imagen tomada del FB de Tirreno-Adriático

INFO

El WD-40 Producto Multi-Uso protege el metal, libera piezas atascadas, desplaza la humedad y lubrica

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en @JoanSeguidor

Inicio