La necesaria hibernación del ciclista

0
7
vistas

Está claro que el ciclismo es un deporte en el que está expuesto contantemente a la climatología y cuánto más dura es esta, más te desgasta. Una vez pasado el verano y entra el otoño, la mentalidad del ciclista se va apagando progresivamente como si del consumo de unas pilas se tratara…

Las energías del ciclista también se ven afectadas, y no es tan sólo físico (ya que el cuerpo si le das descansos dá mucho más de sí de lo que parece) sino psicológicamente. La ambición se desgasta, observar que la temporada llega a su fin, sin objetivos por los que luchar, junto la carga de entrenamientos y carreras de todo el año pesan, y lo que desea el ciclista es poder descansar de tanto sacrificio. A no ser que haber sufrido una lesión o cualquier otro parón obligado durante el año, que te hace llegar a final de temporada con todavía las pilas enteras y ganas de seguir corriendo.

También llega la práctica del ciclocross. Aunque para poder dedicarle un buen rendimiento durante toda la temporada de invierno hay que haber hecho un parón previo si no se quiere uno ir arrastrando por los circuitos, con más pena que gloria…

Lo que sí está demostrado, es que todo el año no se puede estar al 100% y el cuerpo necesita descanso. La entrada del otoño y el invierno anuncian que toca invernar como los osos, levantar el pie del pedal para recuperar de la dura temporada y comenzar un merecido descanso. Unos aprovechan para hacer las vacaciones totales y otros para practicar hobbies. Pensar en practicar deportes alternativos es una gran motivación para muchos.

Hay quienes les encanta los deportes de nieve y están deseando ir a hacer raquetas, esquí de fondo, pista o travesía! Hay quienes les gusta ir a caminar o incluso practicar deportes que no son muscularmente compatibles para el buen rendimiento del ciclismo como correr, tenis, padel, fútbol…y que ahora es el momento de disfutar de ellos y no pensar en las agujetas que ocasionan.

O quienes aprovechan para hacer todo aquello que la temporada ciclista no te permite, salir sin horarios, dejar la dieta de lado y hacer una vida más “normal”. Muchos ciclistas de carretera también siguen dando pedales, pero en esta ocasión tirándose a la montaña practicando BTT!

Personalmente soy de los que aprovechaba el parón de final de temporada para hacer vacaciones y viajar. Desconectar yendo a la montaña con el perro a caminar o trotar y aprovechar para poder pasar el máximo tiempo posible con los amigos y familia. Un hecho tan sencillo como ir a almorzar con la colla, para mí era un placer y aprovechaba para salir relajadamente a pedalear, hacer unas risas y saborear unas buenas brasas.

Los deportes de riesgo los dejaba mentalmente en la agenda para el futuro ya que una lesión estando en activo podía tirar al traste toda la carrera deportiva.

Así que recomiendo que después de finalizar la temporada y la llegada del invierno se dedique a desconectar ya que suele pasar que después de unas semanas sin dorsal, pronto viene el mono de volver a las carreras y por mucho que lo pensemos, la temporada no va a llegar antes…

Por Israel Núñez

INFO

Otra propuesta para los días que anochece antes o da pereza salir, ciclismo de salón…

Publicidad

Deja un comentario