Connect with us

La nueva realidad del Quick Step

Ciclistas

La nueva realidad del Quick Step

La nueva realidad del Quick Step

Cambrils ZC, Gran fondo

Menos estrellas, pero excelente plantilla la del Quick Step

Entroncando con lo que decíamos esta mañana, con el presente de Matteo Trentin, sus opciones en la primavera, y todo lo que le había dado al Quick Step, un equipo que este año será azul más intenso si cabe, como si quiera trazar una línea con un pasado reciente que habla del mejor equipo del mundo, una máquina de ganar, un rodillo en muchas carreras, una especie de familia ambulante, donde la victoria de uno, fuera Kittel, Gaviria o Gilbert, era la del grupo…

Todo eso ha quedado atrás para un equipo cuyo patrocinador celebra este año 20 primaveras, nunca mejor dicho, en el ciclismo.

Y es que las cosas no han sido sencillas para llegar a este punto. Quick Step sigue adelante con cambios sustanciales, sobre todo en lo que a las marchas se refiere. Patrick Lefevere, especialista en manejar grandes campeones, se lo comenta a Nico Van Looy en una entrevista que no puede generar más titulares.

Uno, el más grueso, y llamativo, si cabe, es que es el primer año sin Tom Boonen mirando a la primavera. El Quick Step pierde a su ciclista franquicia, al corredor que excedía en importancia el deporte que practicaba, porque era una personalidad más en el firmamento belga.

Fue tan importante la aureola de Boonen, que el mecenas llegó a condicionar todo el presupuesto a su continuidad. Una locura.

Pero trazada la línea, para Quick Step se dibuja otra realidad, quizá más modesta, pero no secundaria, porque su pérdida de potencial es importante, sí, pero lo que queda es de mucho valor.

Y lo que queda se capitaliza principalmente en la segunda juventud de Philippe Gilbert, una estrella con todas las letras, al nivel diría de Tom Boonen, que va a ser el nuevo faro.

En la línea de sucesión Museeuw-Boonen-Gilbert, el valón quiere cerrar el círculo de los monumentos apostando a estrenarse en San Remo y Roubaix, aunque pertrechado por un equipazo que queremos ver ya sin el corsé que suponía Boonen.

Ahí van Zdenek Stybar y Niki Terpstra, la pesadilla de Sagan una tarde de Wevelgem, como punta de lanza, pero también Lampaert, Vakoc, Sabatini y Keisse, elegantísimo belga.

Y si la llegada es al sprint, a ver qué dan de sí Fernando Gaviria, quien ha sido la elección frente a Marcel Kittel, y Elia Viviani, mucho mejor posicionado aquí que en la ensalada de nombres que el Sky lleva a las clásicas.

Si el equipo de adoquines sigue siendo top, el Quick Step de las vueltas también tiene retos. Al margen del debut de Gaviria en el Tour, cabrá ver las opciones de reales de Bob Jungels en el Tour y las posibilidades de Julian Alaphilippe de ser una alternativa en la generación que viene tras Alejandro Valverde.

Y si miramos más allá, el crecimiento de Laurens De Plus, Rémi Cavagna y Enric Mas, en cuya suerte el propio Lefevere pone la lupa. Es la generación del 95, la que nació el año que Indurain ganó su quinto Tour, la que en breve quizá tengamos delante.

Es lo que tiene el Quick Step, con 27 ciclistas hay para todos los terrenos y de todas las edades.

Imágenes: © Quick-Step Floors Cycling Team/Sigfrid Eggers

INFO

Conoce el Bkool Smart Pro 2

Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio