Connect with us

La otra pasta de los ciclistas

Destacado

La otra pasta de los ciclistas

Cruz – LEadboard2 Post
Tiempo de lectura:1 Minuto

A mí históricamente el frío nunca me ha ido mal, incluso si miras mis victorias, verás que muchas de ellas se lograron en días horribles de frío, lluvia e incluso viento. Ahora bien eso no significa que odie esos días. Son insoportables. Sufres como un condenado, es horrible. No sientes las manos, se te quedan muchas veces inútiles, con lo que ello te perjudica en los descensos. Sientes el cuerpo en tensión, los nervios están presentes en todo momento…

Estas palabras que me comentaba no hace mucho un profesional sobre esos días de frío y agujas heladas cayendo del cielo, pueden ser atribuibles a cualquier profesional de un pelotón que hoy en el umbral hacia la región de Friburgo se ha helado en la segunda jornada del Tour de Romandía.

Más allá del resultado, más allá de la competición, la complicidad que despierta en un aficionado ver a los ciclistas difusos entre una densa nevada, con copos que contrastan con los chubasqueros negros, es importante y casi lógica.

Lo que muchas veces decimos de otros deportes, de si son más o menos sencillos, de si se disputarían en ciertas condiciones, no admite comparición cuando hablamos de ciclismo y el tiempo se conjura en amargar a los corredores. Es sencillamente demencial para un cuerpo mantener ese nivel de desgaste.

El frío es uno de los grandes enemigos de los deportes de fondo, casi tanto como el calor extremo y sin embargo no parece, a nuestros ojos tan peligrosos. El frío te hace pequeñito en tu entorno, te deja tieso, asustado, el cuerpo no responde, incluso diría que no coordina, se hace torpe, el movimiento es ineficiente e incluso irresponsable, pues causa caídas.

Castelli LDB-01

La sensación de fatiga que transmite el frío es evidente. Ves los corredores envejecidos, trastocados por el esfuerzo. Sus ojos marcados, mejillas enrojecidas y pómulos duros y marcados, porque no media grasa entre la piel y el hueso. Un poema.

Ya en la primera llegada en alto llovió lo suyo, en ésta ha descargado el hielo sobre el pelotón, como en la Lieja del año pasado, la San Remo o en las etapas del Giro de hace cuatro. Y no penséis que la ropa, tan técnica, tan preparada, tan cool, obra milagros. “Cuando hace frío de verdad, éste lo atraviesa todo. Da igual lo que lleves” me dijo un día un corredor que ama la lluvia y el mal tiempo, me lo admitió Samuel Sánchez, cuyo compañero Stephan Küng nada como pez en el agua en estos ambientes.

Imagen tomada del FB de la Liège-Bastogne-Liège

INFO

Ya conoces el spray de los 1000 usos???

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Destacado

Inicio