La peor manera de retransmitir la Vuelta

1
14
vistas

Cáceres es patrimonio de la humanidad. Hablamos posiblemente del casco histórico mejor conservado de Europa, incluso diría que un día leí que esa distinción no es oficiosa y sí oficial. Goza de un entramado de calles estrechas y empedradas de puntiagudo perfil inigualable. Su caserío incluye fachadas de bellísima factura gótica y renacentista que habla de esa España en la que las familias competían por tener la mejor casa, el patio más grande, la torre más alta. Eso, hasta que llegó Isabel.

Por su plaza mayor, una vez atravesado el Arco de la Estrella –que Carlos de Andrés citó mientras las azafatas besaban a Morkov-, entras en una ciudad sin igual y te abres camino en un bosque tallos rojizos entre plazuelas, frontones, labrados pétreos y una singular colección de balcones esquinados, como en ningún lugar en el mundo puedes apreciar.

Todo eso fue resumido en no sé cuántas torres y otros tantos palacios, según Carlos de Andrés. Al final es un tema de estadística, nada de emoción. Ese es el nivel, esa es la presión para vender el destino España. Esto es España, esto es Televisión Española, y eso que los narradores van de ciudad en ciudad supongo que para algo más que ver quién invita a la cena.

Hoy mismo leí un post sensacional que hablaba del Tour de Francia como el publirreportaje más largo del mundo. Nada menos que dura tres semanas. Ese es el ejemplo. Ya que ASO está en la Vuelta que no sólo la use de cobaya y se traiga un par de realizadores como Dios manda y meta una persona que se “escuerne” por ver dónde impactar con la llegada.

Con todos los respetos las imágenes del casco medieval a finales de la etapa, en el momento de los postres y derroche de cava, son insuficientes. Hay que hacer entrar el pelotón por ahí, de una manera u otra, escudriñar caminos, rutas y formas de aproximarse a ese centro e impactar cuando la carrera se juega que es cuando se capta la atención. Lo otro es el añadido. Sé que es complicado, que la infraestructura es la que es, pero hay cuestiones que se justifican por sí solas y si Cáceres queda satisfecha de la Vuelta, probablemente la quiera el año pasado. Así uno se queda a medias. “Coitus interruptus”.

Hace dos años la crono de Salamanca que finalizó en la Plaza Mayor fue una fiasco en la realización. Casi supimos de casualidad que a carrera moría en la gran ágora charra, las imágenes fueron un desastre. Lo raro es que Salamanca quiera volver a acoger la Vuelta. Quisimos creer que aquello fue un erro puntual, pero reincidimos. Nada aprendemos, qué pena.

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Como bien dices, ha sido una pena lo poco que se ha visto de Cáceres. Mucha palabreria, pero “cero” imagenes de un casco antiguo que es una maravilla.
    A años luz de la realización del Giro…

Deja un comentario