La podredumbre llama a las puertas del fútbol

0
4
vistas
Anda el patio revuelto en el mundo del balompié. Para este país llamado España la noticia de este fin de semana veraniego es la suspensión del inicio de liga por una huelga. La Vuelta se la pela al gran público. Al parecer un buen puñado de deportistas se ha convertido en acreedor primero de sus respetivos clubes. La situación ha pillado a la gran masa desprovista del conocimiento exacto de cómo está realmente el deporte alejado de la elite en España.
La precariedad en el andamiaje de muchas estructuras del fútbol español era más o menos sabida por algunos, pero el tsunami ha sido de tal magnitud que, ante mi incredulidad, el fútbol se ha plantado y ha convocado una huelga que será efectiva. Realmente sorprendido, y mucho, porque en el fútbol se ha maniobrado con humo tantas veces que uno interpretaba ésta una de tantas. Se llegó a hablar, “imposible” dicen muchos, de hasta dopaje en el Barça, “eso sólo lo hacen los ciclistas” apostillaron el resto. Ahí quedó todo.
La situación de deterioro que viven las clases modestas del deporte español es tan alarmante como para que más de uno se replanteara esas rimbombantes misivas de “Edad de oro del deporte español” o la manida expresión de la “Liga de las estrellas” refiriéndose a una competición convertida en un monólogo bilateral entre las dos capitales.
Quizá reclamos tales como “el talento y la perseverancia individuales de unos pocos mantienen con vida nuestro deporte” describirían con mejor tino el panorama actual. Muchas veces hablo de lo milagroso de las gestas de nuestros competidores en un entorno tan desolador como el que les rodea. La pista española fue ejemplo de ello. Aun me describen muchos las caras de alucine, como suena, de australianos, franceses e ingleses cuando el combinado nacional capitaneado por Jaume Mas sumaba una medalla diaria en el velódromo de Calatrava sito en Atenas, de eso hace siete años. De esas lecciones, poco se aprendió, en todo caso sí algo se hizo fue empeorar las cosas.
Ahora que la mierda llega al deporte rey, muchos tomarán conciencia de la situación. Se nos antoja tarde.

Publicidad

Deja un comentario