La propuesta de Mario Monti aplicada al ciclismo

1
1
vistas

Hace seis años tuve ocasión de volver a Florencia, ciudad de ciudades para un servidor. Recuerdo con cariño aquel viaje. Ivan Basso machacaba a diario a sus rivales. Venido de ser segundo en el Tour, el italiano sacaba todo el brilloa su prometedora carrera. Desde un primer momento quedó claro que Damiano Cunego no tenía opción alguna. Poco después vendría la Operación Puerto… Sin embargo, y a pesar de la innegable del seguimiento que la maquinaria mediática hace de su Giro, esos días convivía con la “información rosa” el escándalo de amaños de partidos en el Calcio.

Sonrisas días antes de explotar la OP
Recuerdo una breve charla con el jefe de recepción del hotel. Descolocado por completo, no entendía lo que pasaba. “Ah la Juve, tanti anni di rubare” (Tantos años robando) me decía una y otra vez. Y eso que dicen que el de Turín es el equipo más querido por la Italia futbolística. Aquello pesó a plomo sobre el histórico equipo que se fue a segunda, la Serie B creo que se llama, junto con otros equipos. Una sanción en toda regla. Sin titubeos. En breve Italia sería campeona del mundo, luego, con la nueva campaña iniciada llamaba clamorosamente la atención la escasísima afluencia de aficionados a los campos transalpinos.
Pues bien, estos días convivimos con un nuevo asunto turbio del fútbol italiano. Una red de mamoneo y amaño al parecer profesionalizada hasta tal punto que el tecnócrata Mario Monti ha pedido un “reset”, algo así como parar las máquinas y “desenturbiar” tan enrarecidas corrientes. Que el primer ministro de país solicite esto dibuja el perfil peligroso que adquiere el fútbol  italiano.
Pero vayamos a lo que nos interesa. Para escándalos al ciclismo nadie le gana. Desde 1998 rara ha sido la vez que unos y otros no nos hayamos planteado ese reset que propone Monti para su fútbol. Hay quien dice que el circo no puede parar. Queen proclamaba “Show must go on”. Pero, ¿es de recibo incluso lícito seguir adelante a cualquier precio?. Para muchos que todo siga su curso es la mejor manera de demostrar que muy en el fondo las cosas funcionan, pero sin embargo un servidor ha tenido esta idea muchas veces en la cabeza.
Por ejemplo las brasas de la Operación Puerto fueron óbices para decir basta a tanto atropello y no se hizo. Incluso aquello pudo significar un ejercicio de higiene de fondo saludable. Pero con qué conciencia te sientas a ver las primeras etapas de aquel Tour que como postre se fue al palmarés de Oscar Pereiro. Luego la carrera evoluciona y te centras en lo ciclístico, madurando a golpe de golpes y con ello sabiendo que a pesar de todo la rueda gira y que nadie la pare. Sin embargo, los que sabemos un poquito de cómo está el patio, vemos que todo está igual o peor que antes. 

  • Tema dificil hoy… como simple aficionada hay cosas que se me escapan y sinceramente creo que no quiero saber más de lo que se.Me duele que sea el CICLISMO el que siempre esté en boca de todos y no precisamente por temas puramente deportivos.Como tu bien dices que la "rueda gire y que nadie la pare" y por supuesto que siga el show.