Connect with us

La realidad del ciclismo español

Dani Moreno en el podio con peter Sagan

Destacado

La realidad del ciclismo español

Berria 2020 -gif

Lo que son las cosas, Carlos Arribas escribe esta pieza en Bergerac, no sé si desde el mismo pabellón, local o colegio que entonces, no se si desde la misma silla y pupitre, pero sí desde Bergerac, justo 23 años después de que Miguel Indurain diera uno de sus mejores recitales de siempre en la ruta hacia su cuarto Tour de Francia.

Hoy, como entonces, Arribas escribe del Tour, pero hoy, a diferencia de entonces, no canta victorias y sí la triste realidad, a su juicio del ciclismo español.

En su pieza Arribas habla con Javier Mínguez, el míster de la española, sobre los problemas que tiene para reunir un cuadro competitivo para las siguientes grandes citas de la selección, los europeos de Dinamarca y los Mundiales de Noruega. Como si en un invierno polar se encontrara, el ciclismo español está empezando a probar lo que hace tiempo que habíamos comentado. Ahora bien, que Mínguez recuerde, el primer mundial de Freire fue aquel al que se fue a ver qué pasaba, sin líder claro y libertad de movimientos. Fue el Verona, hace 18 años, qué grandes nos hacemos.

Y es que no hay más ciego que quien no quiere ver. Ahora todos atribuirán a la crisis y sus demoledores efectos los grandes males del ciclismo español. Que la crisis ha hecho daño es un hecho, tangible y doloroso, tanto que no sólo hay que ver lo que compete al ciclismo y sí a la sociedad en general, para comprobarlo.

Sin embargo reducirlo a ella es injusto. En ese fragil escosistema que es el ciclismo de competición, un triángulo de tres vértices -equipos, organizadores y ciclistas- hubo extremo que empezó a sufrir antes que llegará el tsunami de la crisis, hablo de los organizadores y las muchísimas carreras que se han ido perdiendo en los tiempos que “España iba bien”. Unipublic, como empresa que responde a sus resultados, sólo mira la Vuelta… aunque la salud del ciclismo español pueda acabar repercutiendo en ella. Ojo que la de este año no tendrá ni a Valverde ni a Purito y de Contador «no news».

Ahí empezó todo, finales de los noventa e inicios del nuevo milenio (Galicia, Aragón, Setmana, Escalada,..): sin carreras no hay donde correr y si no hay donde correr el siguiente vértice que sufre es el de los equipos, que van a menos (ahora mismo un WT el Movistar, más el Caja Rural, un peldaño por debajo) y sin equipos los chavales lo dejan, simple y llanamente, pues no tienen ni perspectiva ni horizonte.

Y ¿quién es el causante de todo esto?, yo creo que todos en general y nadie en concreto. Espero que de todo esto haya quedado en historia esa manía tan española de pedir una subvencion por todo, y pensar en sacar el patrocinio privado, y que nuestros queridos medios, esos que se llenaban la boca con la “edad de oro” vean qué trato le han dado al ciclismo que muchas veces, en las grandes jornadas de Contador y Valverde, despacharon la hazaña en la columna de salida. Pero hemos visto Flechas y Liejas en diferido.

Ahora cabe el lamento, la lágrima fácil, se sigue hablando de la generación que se va, del vacío que deja, nada se dice de los que vienen, que tienen una calidad inmensa y en muchos casos un bagaje internacional que hace treinta años era impensable. No quiero dar nombres, los tenéis en mente, no serán muchos, pero son buenos y pueden ayudar a pasar el sapo del desierto que algunos auguran.

Lo importante es mirar más abajo y ver qué se hace realmente por la base, cómo “se vende” el ciclismo a los críos, en qué se ayuda a la gente ed abajo que se escuerna por sacar adelante la estructura que alumbre los futuros campeones. Si no hay relevo inmediato esto es una mierda, pero nadie urga en el quid de la cuestión.

Mirad los franceses y el orgullo que exhiben con su Tour, como salen a la carretera, como respetan y admiran a los corredores, llevan 32 años sin ganar el Tour, en este periodo, España lo ha hecho diez veces y qué nos queda, lamer las heridas, buscar el titular sencillo y decir que esto está fatal con la misma inercia que cantábamos los grandes días.

El ciclismo no es una ciencia exacta, pero no se diferencia tanto de lo que pasa en la vida, las cosas van y vienen, todo son ciclos… las cosas para el ciclismo español no son sencillas, pero tampoco lo son por ahí fuera, cabe apoyar a quien realmente puede cambiar las cosas, y es en la base, aunque lleve tiempo, acabará dando resultados. Ocurre aquí y en la China popular, mirad lo ingleses por ejemplo y cómo cambió su suerte el día que convencieron a la lotería entrar en los velódromos. De aquellos lodos, vinieron estos barros…

Imagen tomada de la UEC

INFO

ZAPATILLAS CICLISMO REBAJADAS 30% x Santa Fixie

Endura LDB Summer 2019
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: No hay milagros en el ciclismo francés - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Destacado

Inicio