La recomendable filosofía de Fabian Cancellara

0
6
vistas

Fabian Cancellara es grandote, corpulento y con el tiempo hasta fanfarrón. Sus declaraciones pasaron de ser obviedades a formar parte de su artillería de competición. Aprovecha cualquier micro para lanzar diatribas y de paso amedrentar a los rivales e impresionar a la afición. Entre tanta sutileza y frase prefabricada un periodista tiene que gozar en una charla con el suizo.

Por ejemplo esta entrevista en la Gazetta dello Sport que reproduce www.biciciclismo.com. No deja títere con cabeza, cada favorito a ser campeón del mundo tiene a su juicio un pero, una tara que le descarta para la victoria. Y sobre todas esas pegas, antepone sus virtudes. Para qué andar con rodeos, si se ve fuerte lo dice, lo proclama y lo airea, al fin y al cabo lo haga o no ya lleva una X sobre la espalda para muchos de sus contendientes.

Pero lo que más se admira del suizo es la teoría que gasta sobre el hoy frente al mañana. Esta opción ya la advertimos cuando inició su racha primaveral. En la primera de las grandes clásicas adoquinadas que ganó, el E3, ya dispuso sobre la carretera todo el arsenal. Atacó a fondo a los mismos rivales que podían amargarle el triunfo en Flandes y Roubaix y no escatimó nada. Tal y como anuncia para Florencia “si estás bien hoy, para qué esperar a mañana”. Lo hiciera bien o no en Harelbeke sabía que era la rueda a vigilar en las grandes. En Flandes ganó a lo bruto, como en el E3, y en Roubaix le pusieron a prueba todos los sentidos tácticos sin hacerle flaquear. Al menos demostró que sabe ganar en todo signo y circunstancia.

Para el mundial toscano anuncia una hoja de ruta similar, más cuando en su selección no se valora otra baza que no sea la suya, por mucho que un tipo con un olfato extraordinario como Michael Albasini le pueda hacer sombra. El resto son currelas a sus designios.

Esperemos a ver qué ocurre, pero así, a priori, optar a ambos títulos de una tacada es cuanto menos singular -desde Ullrich en 1999 no recuerdo algo similar-. Sea como fuere el de Berna llega fuerte, muy fuerte, sobre todo después de pasar por la Vuelta a España, ese camino que señala como imprescindible para llegar bien al Mundial. Y eso que el día que hizo efectivo su anunciado abandono no nos gustó, pero eso en definitiva, son cosas del ciclismo, ese deporte que Cancellara entiende a pecho descubierto.

Foto tomada de www.zikliamatore.com

Publicidad

Deja un comentario