Connect with us

Sol y nieve en Sierra Nevada

Sierra Nevada es una de las cordilleras que viene cada poco al recorrido de la Vuelta a España

Mundo Bicicleta

Sol y nieve en Sierra Nevada

Cuánta historia en Sierra Nevada…

La generosidad de Jalabert. Nos viene ahora a la memoria otra batallita en este grandioso escenario cuando Laurent dejó ganar en esta cuesta al alemán Dietz, que llevaba decenas de kilómetros escapado en la 12ª etapa de la Vuelta del 95. El francés, con una ascensión soberbia, se quedó a sólo 50 metros de darle caza, levantando el pie y premiando el esfuerzo de aquel ciclista, “detalle” que muchos no entendieron.

Con el recuerdo de esta escena, nos desplazamos ahora hasta este impresionante macizo montañoso que es el Parque Natural de Sierra Nevada, situado en la Cordillera Penibética, siendo la loma del Mulhacén, con sus 3482 metros, la montaña más alta de la Península, acompañada de cerca por el reconocido Pico Veleta (3392 m) y la Alcazaba (3366 m), las cimas más significativas de esta Sierra entre otros gigantescos picos de más de 3000 m de altitud y que desde Granada nos ofrece su estampa clásica con sus nieves casi perpetuas en sus pendientes más elevadas.

No es de extrañar por tanto que esta cumbre sea conocida como la montaña del sol y la nieve, y este sea el lema de la estación de esquí que con sus instalaciones ocupa la ladera, no sin una cierta problemática medioambiental, de esta reserva de la biosfera. No en vano, esta Sierra es una de las de mayor diversidad biológica, flora y fauna, de todo el continente europeo.

Sol y Nieve, sí, porque a menos de 50 kilómetros podemos disfrutar de nuestro pedaleo desde las playas de estas soleadas costas hasta esta excepcional altura que conforma la región natural de las Alpujarras, en una jornada para recrearnos con los diferentes contrastes que ofrecen lugares de extraordinaria belleza, entre el encanto de pequeños pueblos diseminados en las faldas de la montaña, orientados hacia el sur para aprovechar al máximo el calor del sol como Trevélez que con sus 1625 m de altitud es el pueblo más alto de la Península (otro “Chamonix español”) o Capileira (1500 m) o Lanjaron (725 m) y su famoso balneario. Recordemos que además del sol y la nieve estas elevadas alturas son ricas en agua con numerosos ríos, arroyos y lagunas.

La altura que poco a poco y durante más de 44 kilómetros vayamos ganando, mientras ascendamos esta larga travesía por la carretera ciclable más alta de Europa, no evitará que respiremos un aire que aún conservará todo su olor a mar.

Por todo esto la escalada a este magnífico escenario es objeto del deseo de nuestras conquistas cicloturistas, ya sea por cualquiera de sus vertientes como la más exigente y dura subida por Monachil y el Purche, con rampas de hasta el 15% o bien, algo más “asequible” su ascensión más popular que se inicia en Picos Genil (780 m) por una frondosa carretera con fuentes como la de “Las Víboras”, donde bien podemos hacer un alto el camino. Aún quedan muchos kilómetros por delante.

Seguiremos, pedalada a pedalada, consiguiendo objetivos a corto plazo, como alcanzar la cota 2000 o los diferentes albergues que nos iremos encontrando por el camino, hasta llegar a sus últimos 10 kilómetros de ascensión, duros, con rampas continuadas y que parece que cada vez sean de mayor pendiente, mientras el Veleta estará ahí cerca, pero creeremos que nunca podremos llegar a él, efecto provocado sin duda por la altura y porque casi siempre sopla el viento, además de que el asfalto empieza a deteriorarse haciendo aún algo más penosa esta excepcional escalada a una montaña fuera de serie.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de http://patrimoniociclista.blogspot.com.es/

INFO

Con Nacex nada de cargar la bicicleta en tus viajes

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Mundo Bicicleta

Inicio