La valiente apuesta de Juanjo Lobato

0
16
vistas

El primero de agosto ha abierto la veda de fichajes y la cascada de novedades no se ha hecho esperar, aunque algunos pasos ya estaban cerrados y medio anunciados desde hace tiempo. Nos ha llamado la atención el fichaje de Juanjo Lobato por el Lotto-Jumbo, un movimiento muy sintomático de muchas cosas que no queremos dejar pasar por alto.

El paso de Lobato es valiente. Con el mismo valor que le hecha a los sprints, el de Trebujena abandona la comodidad de “chez Unzue” para probar en un equipo que se adapta cien veces mejor a su perfil. Ya veis las cosas, muchos años después no han cambiado. El paso de Lobato al equipo neerlandés nos recuerda al fichaje de Juan Antonio Flecha, hace trece años por el Fassa Bortolo de Ferreti porque en el iBanesto no se le prestaba atención a las clásicas, esas carreras por las que bebía los vientos.

Para Lobato la situación se nos antoja similar y ha emprendido el mismo camino. Se va los Países Bajos porque en Movistar la situación de un clasicómano y velocista es comprometida salvo Valverde y las Ardenas. O te reconviertes en no sé qué, como Rojas, o corres el riesgo de ver pasar “San Remos” sin pena ni gloria, cuando hubo un año que, completamente solo, demostraste que podías competir con los mejores en la materia.

Por otro lado, Lobato es el primer español en mucho tiempo que vuelve a la estructura que un día fue Rabobank , luego Team Blanco y finalmente Belkin antes de ser Lotto. No es cuestión baladí, quienes pisaron aquellos pagos algún día no salieron del todo satisfechos. Hubo de todo, desde la salida de Carlos Barredo por un positivo, al extrañísimo caso de Juanma Garate, que salió por la puerta de atrás por una cuestión de seguridad social, o algo similar. Luisle también podría contar cositas.

Oscar Freire y el mentado Flecha nunca se sintieron respaldados al 100% en el equipo entonces naranja, siempre hubo uno de la casa a quien apoyar más y Pedro Horrillo colgó los hábitos por aquella caída terrible que sufrió en el Giro de Italia.

Vistos estos antecedentes, la situación que vivía en su equipo y lo que puede venir, aplaudimos la valentía de Lobato, quien con su marcha demuestra que el ciclismo español está donde estaba, viendo partir a sus velocistas y gente apta para las clásicas. Modernidad sí, pero cuánta.

Imagen tomada del FB del Dubai Tour

INFO

250 kms y 4000 metros resumen la Challenge Costa Brava

Publicidad

Deja un comentario