La velocidades de la justicia en el ciclismo

0
18
vistas

Dos casos, ambos más vinculados de lo que parece de inicio, iluminan de torpeza la actualidad ciclista que se mueve entre grandes, finalizada la excepcional edición del Giro, empieza la cuenta atrás para el Tour, cuyo perfume se deja sentir en el ambiente cada vez que arranca la Dauphiné. Un colombiano e inglés protagonizan estas historias de desvelo, que demuestran que si este oficio es ya complicado y duro, para ello están los organismos, para enredarlo un poco más.

Simon Yates dio positivo en la París-Niza, la noticia del mismo surgió en abril, pero en Orica trabajan con la hipótesis de que todo ha sido un error burocrático, pues el inglés no tenía TUE, ese salvoconducto que permite tomarse según qué con el permiso del organismo internacional. Yates se ve que no lo pidió, o su equipo, no sé a quién corresponde. Está el tema como para jugar u olvidarse tan alegremente de estas cosas.

Yates es asmático, como un amplio porcentaje de los deportistas de alto nivel, más alto que la población normal, algo que a mí me tiene alucinado. La gente con la que os cruzáis en el metro tiene visos de no ser asmática, al menos no en la proporción de si os metéis en un CAR escogido al azar.

Sea como fuere Yates está en la nevera y debería haber salido a competir en la Dauphiné pero como la UCI no falla, pasará a la Vuelta a Esolovenia. El limbo, eso que muchos probaron a raíz del estallido de la Operación Puerto, es lo que está probando Yates, sin margen para nada. Esa es la UCI que prometio hace tres años su presidente, el también británico Cookson, la que combatiría los vicios del viejo ciclismo.

Sergio Henao puede volver a competir. Dos años después el colombiano fue apartado de la competición. La primera vez estuvo fuera bastante tiempo, esta vez desde la Vuelta al País Vasco que perdió a manos de Alberto Contador. Han concluido los organismos competentes que no hay nada nuevo bajo el sol.

Menudo viaje para estas alforjas, si al ciclista le descuentan en su equipo la parte de sueldo del periodo que ha estado fuera, le saldrá casi a pagar. Esperemos que la experiencia de Henao y las conclusiones de su investigación cundan en el futuro porque en este corredor se han dado valores y anomalías nunca vistos en los casi cuarenta años de “escarabajos” compitiendo por la vieja Europa. Como si los cambios de altitud sólo se expresaran en su cuerpecito.

Por otro lado, balón de oxígeno para el Team Sky, el equipo que vino a cabmairlo todo, que se vincula a un grupo de comunicación pero que se ve atosigado y señalado cuando Mikel Landa deja el Giro de un día para otro. El capote, en forma de absolución ¿definitiva? de Henao, le viene en vísperas del Tour, donde Froome será sondeado no, lo siguiente.

INFO

Con Nacex, la bici en destino sin cargar con ella

Deja un comentario