La verdad absoluta de Froome

1
3
vistas

Ayer mismo vimos las impresiones de Contador al respecto del Dauphiné que empieza ya. Aunque la historia esta llena de erratas, de ciclistas que brillaron en la carrera pequeña, y luego en el Tour no plasmaron los pronósticos, también sucede lo contrario, que el “mini Tour” ha sido vaticinio certero de lo que ocurriría en julio.

Y lo ha sido especialmente en la persona de Chris Froome, ganador vigente del Tour y Dauphiné, que esta temporada llegada con el casillero casi a cero si no llega a ser que gana el Herald Sun en invierno. Para muchos corredores lo que acontece en el Delfinato es circunstancial o en todo caso orientativo de lo que puede dar de sí lo que ha de venir, para Froome sin embargo esta semana alcanza la categoría de verdad absoluta.

Veamos:

En 2012 Froome se acopla al discurso oficial de “todo a Wiggins”. El inglés de orgen keniata forma parte del tren que blinda el expistard y lo que ocurre en la Dauphiné se alargará hacia el Tour, que no deja de ser la secuela de su hermana pequeña.

En 2013 Chris Froome vuela literalmente. Desprovisto de servidumbres, es el líder absoluto y repasa varias veces a Alberto Contador. No hay color, el inglés gana la etapa reina sobre el madrileño y se dedica a sacar más y más tiempo en cada llegada en alto. En la crono larga mantiene el tipo frente al “hiperespecialista” Tony Martin y en la general le secunda Richie Porte, ciclista que surgirá como auténtico ángel de la guarda del inminente ganador del Tour.

En 2014 la Dauphiné predijo el desastre de Froome en el Tour y en la temporada en general. Empieza fortísimo, con ataques sostenidos de los que solo sobrevive Contador, aunque no sin esfuerzo. Esta vez el madrileño se le ha acercado, y mucho, le gana por la mano en la general. Froome por eso sale tocado de una caída en las vísperas de las etapas clave, de eso y de la famosa imagen del inhalador. Por cierto que la última jornada de esa edición, en la que Talansky sale ganador final, se presenció uno de los mejores días de ciclismo de los últimos años.

En 2015 Chris Froome recupera el equilibrio y la verticalidad y se muestra intratable. Aunque Tejay Van Garderen parece un líder sólido, el inglés no para hasta que revienta al estadounidense en la carretera que lleva hasta Modane. Otra vez, la Dauphiné es profética, el triunfo y el buen tono mostrado en ella, le sirven a Froome para apuntalar el camino hacia el Tour, hacia el segundo Tour que acabaría ganando.

INFO patrocinada por 226ers

1

La línea de @226ERS para una óptima recuperación del organismo tiene nuevos sabores

1 COMENTARIO

Deja un comentario