Connect with us

Enric Mas, el diamante en bruto que pule aristas

La Vuelta - Enric Mas JoanSeguidor

Ciclistas

Enric Mas, el diamante en bruto que pule aristas

Enric Mas, el diamante en bruto que pule aristas

Tiempo de lectura:1 Minuto

La explosión de Enric Mas en la Vuelta es la explosión de un talento que aúna calidad, ambición y el trabajo del mejor equipo del mundo

Hay algo en la Vuelta de Enric Mas que no encaja con su edad.

23 años, afilado, completo, un ciclista cuyos ojos hablan, son libros abiertos de ambición, de hambre por ganar.

Pero sin embargo, es frío, calculador, al menos en carrera, no se deja lleva por la emoción.

Mira y mide, sabe de todo en cada momento.

En la subida al primer tramo de la Gallina, supo jugar con Miguel Angel López para ganarle en meta.

Sabía de las urgencias del colombiano, que tenía a Kruijswijk por detrás al asalto del podio.

Le sacó le brillo y le levantó en triunfo como Valverde a Purito en el mismo sitio, seis años antes.

Enric Mas aprende de los errores

Pero no sólo eso.

El ciclista es listo, aprende rápido y busca soluciones.

Cuando en el pie hacia La Rabassa dudó y vio a Yates partir no fue consciente del destrozo que se avecinaba.

Veía ahí, los Movistar, se creyó protegido, pero el celeste era un equipo en retroceso.

No salió a por Yates y admitió, abiertamente, el error.

Pero en la Comella, no vaciló. 

Se soldó a la rueda del ganador y le arrastró hasta adelante.

La etapa y el podio en el mismo lote.

Y así las cosas tenemos este mallorquín de hechuras prometedoras firmando ya en el presente.

23 años que lucen esplendorosos con las posibilidades que se abren. 

El Cruz Cyclone 2 es un portabicicletas de bola de remolque para dos bicicletas

23 años que no delatan esa forma de hacer casi de veterano, porque una gran vuelta es otra cosa.

Es una montaña rusa de sensaciones y emociones.

Enric Mas no lo pasó bien de inicio, en La Covatilla sufrió lo suyo, pero conservó lo que tenía.

E inició el camino hacia el podio.

Cuando muchos languidecen, en la tercera semana, él emergió.

Rubricó una crono excepcional y en el Monte Oiz dio el paso.

Entró por delante de Alejandro Valverde y dio el golpe en la mesa.

Ha gestionado los malos momentos y potenciado los buenos, el resultado está ahí.

Y no os engañéis, está en el equipo perfecto, al menos ahora mismo.

Aunque haya obsesión en ciertos círculos de desprestigiar todo lo que no sea Movistar, Enric Mas está en el mejor equipo del mundo.

Por resultados ajenos y los suyos propios.

Porque a Mas le han guiado por maestría aquellos que según algunos sólo saben de clásicas y pruebas de un día.

No sé si un día Enric Mas acabará en Movistar, pero por de pronto, en Quick Step le va de lujo.

Este diamante en bruto cada vez tiene menos aristas.

Imagen: © Tim De Waele / Getty Images

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Inicio