La Vuelta a Burgos es sólo el principio

0
58
vistas

No han sido años fáciles para la Vuelta a Burgos, como para otras tantas, pero seguimos en el calendario. Debemos darle las gracias, en primer lugar, al apoyo de la institución organizadora, la Diputación de Burgos, a través de su Instituto para el Deporte y la Juventud, y después por el mayor trabajo de todos y en especial de las personas que de forma desinteresada ayudan en la prueba.

Como no podía ser otra manera el principal problema en estos momentos de crisis económica es el presupuesto, pero no es el único. Otro inconveniente, que año tras año sufrimos, es la lucha por conseguir una buena participación, cosa nada fácil para una Vuelta como la nuestra, humilde, hecha por una administración y con aportación voluntaria de las personas en su mayor parte.

Sin embargo, y a pesar de todo, nuestros patrocinadores se nos declaran muy satisfechos por la imagen que proyecta la Vuelta de su empresa a un público favorable al espectáculo deportivo. Nuestro principal patrocinador es la Diputación, que invierte aquí para poner en valor su marca “Burgos”, a través de su patrimonio cultural y turístico con Sodebur y su marca de promoción de productos de la tierra a través de “Burgos Alimenta”.

A ello le añadimos las poblaciones que nos acogen, todas con muchísima aceptación. Somos una prueba de categoría que pasa por los sitios y a la gente le gusta ver su pueblo en la televisión. Hablamos ya de 38 ediciones y sólo pensamos en que el futuro todo siga adelante.

Des hace unos años además se nos considera la última gran carrera por etapas antes de la Vuelta a España, que no deja de ser una de las grandes de la temporada. Sentimos la importancia que supone a los corredores medirse y valorarse antes de la Vuelta Ciclista a España. Por eso ponemos tanto mimo en la negociación con los equipos, algo que determinado por la normativa de la UCI y por la valoración de la organización técnica de la carrera, el cuidado y trato que le damos a los corredores y equipos. También influye la preocupación por su seguridad, elaborando cada año una libro de seguridad en ruta que ponemos a su disposición además del plan de seguridad y riesgos laborales.

Que la carrera se celebre en el mes vacacional por excelencia nos influye positivamente. Por un lado porque las vacaciones posibilitan asomarse y contemplar la carrera en directo en el paraje que mejor considera cada uno, y  los que disfrutan las vacaciones fuera de casa, pueden ver la carrera por televisión.

Nuestra vuelta recorre una provincia repleta de atractivos turísticos. Nosotros hemos cultivado algunos, que son además símbolo de la carrera, como las Lagunas de Neila que este año serán el alto final. El pasado año, la contrarreloj por la ciudad de Burgos fue muy bien acogida. Cada etapa es un símbolo ya que uno de sus objetivos es poner en valor la provincia y cada uno de sus pueblos.

Nuestra actividad por eso no se ciñe a la Vuelta a Burgos masculina, también tenemos la versión femenina, que ya ha celebrado este año en su segunda edición. Organizamos también un circuito de BTT con 33 pruebas, un circuito de Ciclocross con 4 pruebas, un circuito de Cicloturismo con 4 marchas, y un circuito de Escuelas de Ciclismo con 12 pruebas en su 26 edición. Todo eso solo relacionado con el ciclismo, luego están el resto de actividades y deportes. Como veis no paramos, la bicicleta es un valor en alza y la Vuelta a Burgos es sólo la punta del iceberg.

Por Marcos Moral, director de la Vuelta a Burgos www.idj.burgos.com

Imagen tomada de www.vueltaburgos.com

Publicidad

Deja un comentario