La Vuelta de los otros

0
4
vistas

Paralelamente a los nombres conocidos y manoseados por la mayoría en esta Vuelta que empieza por la costa pontevedresa tenemos buena dosis de ciclistas de gran nivel que tienen un buen botín por cazar y mejores momentos que ofrecer. Como el año pasado a estas alturas estos son los nombres omitidos en las grandes quinielas sobre los que fijamos nuestras apuestas:

Publicidad
  • Carlos Betancur: excelentísimo ciclista que dada la calidad que emana su país posiblemente sea considerado de segunda fila pero que rueda con los grandes nombres. Desde que se destapara en el País Vasco nos ofreció una primavera de serie A que completó con un Giro en el que mereció mayor suerte, es decir un triunfo de etapa. Resquemado por la ocasión, aquí tenemos un buen candidato a acumular triunfos y grandes momentos en una carrera que parece trazada para él.
  • Theo Bos: pocas pero buenas ocasiones se le presentan al velocista holandés que tanto y tanto lleva prometiendo sin llevar nada claro a su palmarés. Triunfos menores jalonan un recorrido profesional que en pista fue mayúsculo y que en esta Vuelta podría verse incrementado si la suerte acompaña mínimamente, pues la escasez de etapas propicias se compensa con un tremenda ausencia de velocistas en la carrera.
  • Luis León Sánchez: dicen que no tiene etapas interesantes a su perfil cuando su desdibujado bagaje demuestra que a mayor confusión mejor botín sabe sacar. Tras el año más complicado de su carrera donde las simples menciones en un juicio le dejaron fuera de concurso, está en un instante de su trayectoria en el que sabe que aunque poco o nada le quede que demostrar, necesita de un buen resultado para seguir siendo atractivo en el mercado, más cuando su no aclarada implicación en la Operación Puerto sigue figurando en su currículo.
  • Philippe Gilbert: un ciclista que es como su equipo, un auténtico desconcierto: muy bonito por fuera pero vacío en el interior. El vigente campeón del mundo viste galas en una carrera que rara vez le deja a cero, aunque llega tocado por su caída en el Benelux. El valón, que lleva un año en blanco y que no moja desde el Mundial limburgués, sabe que en su suerte vincula a su equipo, el BMC, que a su vez lleva dos años tétricos si lo situamos en el ratio palmarés/inversión.
  • Thiabut Pinot: el solo hecho de que parte sustancial de esta Vuelta se decida en subida le confiere la confianza cuya ausencia le cegó en los descensos del Tour. Pinot arriba a la Vuelta como una especie de reválida a ese Tour con posibilidades de cumplir ese axioma que marcan a muchas figuras galas y es que lo que el Tour no te dé la Vuelta te lo compensará.
  • Vicente Reynes: un  ciclista tremendo pero discreto, gris, casi transparente. Acaba de atar su futuro inmediato en la estructura del IAM que promete crecer. Con un palmarés donde sólo emerge una etapa de la París-Niza pero una trayectoria consolidada en grandes equipos, el mallorquín se persona como ese tipo de ciclistas que no aporta palmarés pero sí estabilidad, sapiencia y buen hacer al grupo.
  • David de la Cruz: el chaval se nos hizo grande y se ve en el percal que lleva tiempo demandando: debutar en una gran vuelta. El año pasado tuvo perlas en su rendimiento que le valieron la confianza de los alemanes del NetApp y ha llegado el momento de corresponder. Con todas la cautelas que ofrecen su edad e inexperiencia, la lupa estará en él por lo mucho bueno que lleva este ciclista de nuevo cuño que pudo ser atleta pero acabó entre bicicletas.
  • Roman Kreuziger: desprovisto de las servidumbres a Alberto Contador vuelve a la Vuelta a España donde ya brilló al servicio de Vincenzo Nibali. En esta ocasión llega de líder, único e inequívoco. No le caben matices más allá del propio desgaste que le propinó el Tour en el que dio muestras sobradas de ser el ciclista más en forma de su equipo, incluso por encima del propio Contador. Sin embargo la crítica cree que en situaciones de líder se empequeñece, cabrá verlo, por de pronto es el único acreedor de una victoria de prestigio en su equipo: la Amstel.

Foto tomada de www.cyclingnews.com

Deja un comentario