La Vuelta de Movistar Team

0
309
vistas
Marc Soler en el Angliru

Novedades en torno al Movistar Team, acostumbrados a otro perfil de protagonismo en carrera, ahora presenta nuevo maillot -que a pesar de las semejanzas con el de Astana, me gusta- y anuncia el equipo femenino.

Sin embargo, rebobinando 48 horas, podemos decir que nos ha gustado la Vuelta que ha hecho el Movistar Team. Creo que los azules, recordad único equipo español en el máximo nivel, han suplido la ausencia de los dos grandes líderes y la mala fortuna de las caídas, recuerdos a Betancur, con presencia constante en carrera, algo que cuando tienen la general en el horizonte, desde luego ni se pueden plantear.

Con todo podemos pensar que esta Vuelta a España, su primera grande, le va a resultar muy útil a Marc Soler en el futuro, por cuanto el aprendizaje de verse en tres semanas es algo que sólo se logra compitiéndolas y además de forma intensa. El gigante catalán ha llevado a su cuerpo por donde nunca había pasado en cansancio y desgaste. Además ha cogido muchos días la fuga buena afinando ese olfato para pillar el corte y tener presencia en carrera. No olvidéis que fue el último en descolgarse de Contador en el Angliru.

Dani Moreno estuvo arriba en Los Machucos, aunque el ganador iba como un tiro y fue demasiado para él, Antonio Pedrero también ha estado delante más de una vez y José Joaquín Rojas pegó varios tiros al poste, aunque en su descargo cabe decir que se ha cruzado con rivales absolutamente bendecidos por una forma e inspiración excepcionales, pues a la racha de Matteo Trentin, se le une lo inspirado que estuvo Mohoric en Cuenca.

En Ciclo21, Nico Van Looy sacó una pieza con Eusebio Unzue y lo mucho que lleva entre manos. Fue de las primeras veces que el escurridizo técnico navarro nos gustó lo que dijo, porque que él admita que sabían que ir al Giro con Nairo iba a pasarle factura en el Tour, es un gran qué, incluso un avance respecto a otras veces en el que la autocrítica brilló por su ausencia.

Lo que pasó en el Tour, es que la baza escondida era Alejandro Valverde, quien visto ahora en perspectiva pudo haberlo hecho bien en una carrera que estuvo en un pañuelo entre los mejores hasta la crono final.

No entraba en los planes el grave accidente de Valverde, pero ello trajo de carambola esta Vuelta en “chez Unzue”, una carrera de perfil bajo en objetivos, pero de buena y constante presencia, demostrando que al menos hay capacidad de reacción.

2018 será otro año, habrá mucha tela que cortar y más morbo que gestionar, ya se verá cómo se hace, pero por de pronto, la Vuelta que ha tocado a su fin ha servido para que los azules se salieran de ese papel tan ingrato que muchas veces les ha tocado ejercer, siempre a remolque, siempre pendiente del rival antes de mover ficha.

Imagen tomada de FB de La Vuelta

INFO

El Bkool Go ofrece buenas prestaciones a un precio imbatible…

Publicidad

Deja un comentario